Posted by: Sk | January 2, 2008

Psychopathetic logic: the man of the piano (studies August 2005, Spanish)

 

Studies on different psychopathetic types. Names referred are not necessarily corresponding to real characters. Proof of inconsistancy of symbolic logic as probable cause of the confusion arosen in refracted lines. Language: Spanish medieval with lendings of St John’s Apocalypsis (tones as bumper for psychopathetic currents). Renewed distorted positioning to happenings in Jerusalem 2003.

Documentos de la reunión de Quito

y notas explicativas realizadas en Guayaquil, Ecuador

El Hotel Embassy, Quito

Como será establecido en el sumario, las llamadas líneas refractadas, no son nada más que una realidad resultante de la asociación de diferentes características o signos, según un principio interno que gobierna la asociación, que es, en términos teológicos la lógica del Diablo, o en términos médicos contemporáneos, la lógica psicópata. Tras diferentes consejos y reuniones, y sobre todo, tras la llamada Gran Cumbre de Jerusalén de 2003, se consigue que las líneas refractadas, dentro de una lógica que quedaba por determinar, sirvan a su vez, para obtener un sendero que fuera ‘de vida’ dentro de los principios racionales determinados por el de identidad, siempre y cuando se respetaran los susodichos principios. Fue ya entonces causa de gran asombro, el que en el mencionado Hotel de Quito, se hubieran servido de la explicitación de los signos para indicar el comportamiento a seguir, siendo el resultado de las asociaciones de un gran valor para la generación del sendero en cuestión. (Doc. 1) Se observó entonces también la extraordinaria coincidencia entre un sistema lógico que se estaba estableciendo — el ‘como si’ en hipótesis, como medio de dilucidar si la identidad de alguien correspondía en esencia a la pretendida o aparente — con el sello, o logo del Hotel en cuestión, en el que siendo dos letras (H y E), las dos barras medias parecen simular una igualdad o equivalencia (igual que), mientras precisamente las ramas  de un lado y del otro divergen, como si se dijera, dijimos entonces: “En palabra sí, más cada cual lo que sobreentienda.”    Razones que nos indujeron a mantener la Cumbre siguiente en este lugar. Siendo de extrema complejidad el resultado del análisis de los diferentes símbolos, daremos más amplio conocimiento en el sumario.

Presentación de la Cumbre de Quito

Fuera razón de éste encuentro, de plasmar en lógicas con valores establecidos, los vagos resultados de la Cumbre de Jerusalén de 2003, donde en realidad, lo único que se logró fue de evitar que en un mundo donde la racionalidad estaba perdiendo a ojos vistas el gobierno de la realidad, por abandono explícito del principio de identidad al haber contradicción interna en la lógica simbólica, causando la pérdida de éste principio consecuentemente la invalidación de todos los resultados de ciencia o así llamados, y por los ataques incesantes a la lógica del mito o simbólica, cual forma el fundamento de religión, por lo que los hombres perdieran a la vez, los principios de gobierno exterior e interior. La evidente confusión entre la palabra y su sentido, la voluntad de aniquilar el sobreentendido como evidente transmisor de información o intencionalidad, la negación del alma y consiguientemente de la mujer en tanto que persona a identidad específicamente diferente del hombre, producían una confusión cada vez mayor entre lo dicho y lo hecho, o lo intencionado o sobreentendido, y pues un derrape progresivo del llamado mundo racional a las líneas refractadas, con evidente peligro de catástrofe universal o local, de diferentes tipos. Puesto que el mundo racional no parecía tener más salida que su completa destrucción, se establecieron criterios para determinar cuales creencias y de qué manera pudieran ser tenidas por ‘gérmenes de vida’, y así, llevando la racionalidad, en principio siendo racional todo aquello que vida generase, a la mitología o cuento, destruir la llamada ciencia o limitar su alcance, dando a los hombres a su vez algo, que permitiera que no se perdieran en el vacío si todo aquello en lo que creían desaparecía, invalidado, de repente. Faltos de concepto de Dios o Vida Eterna, lo único que nos pareciera justo criterio para determinar la validez de un cuento o historia, fue, dijimos, que llevara la marca o el signo en intención, finalidad y realización, del amor eterno, en lo que fuera la noción más apropiada de un hogar, para lo que generamos una imposible historia de alguien llegando a Jerusalén llevando en evidencia conocimiento de otro, al que dijera amar, sin empero jamás haberlo conocido. El asombro causado pues, por la realidad pasmosa de la historia, fue designado criterio sensible, que si se volviera a encontrar en cualquier otra historia, fuera la que fuera, diera signo de ser aquello en lo que alguien creía. No era solo que la ciencia misma se negara a semejante solución, ciertos intereses nacionales estando en grave peligro, intento fue hecho de destruir las evidencias. O sea que se optó, en medio del evidente peligro ambiente, por hacer como si todo siguiera igual, dejando que se gestara en el silencio el mito por sí mismo. Para ello, y dando a la vez prueba, en mito o en realidad, de la existencia de la vida eterna, se rogó insistentemente a Ecuador no asistir al Consejo en cuestión, para poder hacer de lógica de tracción, mientras se buscaba el medio de oficializar los resultados. Eran pues los temas en sus líneas generales: el idioma como vector de sentido o de sinsentido, en identidad o líneas refractadas, lo que se explicitó insistiendo sobre el hecho de que cada palabra puede ser interpretada de diferentes maneras, de tal suerte que finalmente se decidió usar el llamado idioma ‘asimio’, en el que la indeterminación del sentido de la palabra dejaba la libertad al otro de interpretar la palabra a su entender, como único vehículo de comprensión durante estos dos años; la palabra en verdad (llamada: Cristo), siendo Dios, se refractaba en la posibilidad de que toda cosa o ser pudiera ser explicitado en palabra o sistema lógica coherente y racional; que los diferentes complejos lógicos interaccionaban entre sí, si siempre se aceptaba la noción del alma como vector de los diferentes sistemas; que consiguientemente todo sistema social, económico u otro, no era nada más que un complejo de interacciones lógicas, cuya destrucción dependía grandemente de su racionalidad, según principios que se estaban estableciendo. Consiguientemente se forjó un mito, una imagen que sirviera a humanos ojos a comprender la magnitud de los sucesos, para lo que nos permitimos de hacer un uso llamado ‘límite’ de las palabras Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, o incluso de la Virgen, que simbolizaran así el Padre de familia, la Madre o el Hijo, en tanto que concepto general, introduciendo eventos sorprendentes que fueran reales o imaginarios para visualizar claramente y sin tener recurso a excesiva abstracción, las diferentes interacciones lógicas en sí excesivamente complejas. Se hizo pues una asimilación entre los principios de intención, realización y finalidad, con las parejas llamadas de fövejs (dos mujeres: por simbolizar el mundo interno del alma, y siendo la mujer imagen del alma y la intención siempre gestada en la profundidad del inconsciente), las llamadas ‘naturales’, (un hombre y una mujer: por representar la realización de la intención en sus vertientes exteriores, hombre, e internas, mujer, a través de la fertilidad), y las llamadas de petaloudios (dos hombres, por ser la finalidad siempre el resultado cristalizado en las apariencias de las consecuencias de las dos anteriores, y pues exterior, y ello el dominio de los hombres), y así se consiguió determinar el tiempo en la realidad según el pasado, el presente y el futuro, dándonos cuenta empero, de que una gravísima falta recayendo, sin que supiéramos cual, sobre los últimos, el mundo a su vez quedaba sin finalidad y sin futuro. Por lo que se decidió unánimemente la destrucción de la última pareja en términos universales, sustituyendo ésta de nuevo, por dos mujeres, lo que implicaba la completa destrucción del arte, en todas sus acepciones, como de toda cultura o representación de la misma, las dos mujeres, siendo en principio nada más que la silenciosa determinación de la finalidad en consecuencia de la intención en amor eterno. Hubo clamor de parte de ciertos pueblos, y más concretamente de parte de la insigne fövejs que se encontraba en Jerusalén, rogando hubiera medio de rescatar a la última pareja. Lo cual implicaba en términos generales, y puesto que se trataba de falta universal, que la Verdad misma, es decir el Hijo, cesando por momentos a su Divinidad, se introdujera en el lugar de aquellos para determinar su error y eventualmente enderezarlo. Lo que se hizo. Mas fuera para ello, y mientras esperábamos los resultados de ésta intervención, de la cual no sabíamos se pudiéramos esperar nada positivo, construir la pareja femenina alternativa, en caso de que ninguno se arrepintiera de aquellos. A lo que se prestó el pueblo de Ecuador, en la figura de la llamada dra Azin, complejo lógico que era por explicitar, pero que fuera, se dijo, el único que permitiera semejante transacción. Y se hizo. La Cumbre de Quito no fuera pues, sino, entre otros misterios, la recapitulación de aquellos proyectos ya realizados con sus consecuencias. De lo cual explicitaremos el contenido en breves esquemas, como la síntesis en sus versiones teológicas y naturales, utilizando siempre el idioma ‘asimio’, no fuera que se determinara el sentido de lo dicho según intencionalidades que rompieran el sentido mismo de lo que se dice. Toda persona mencionada, no es pues sino la síntesis de un complejo lógico, en los términos anteriores, cuya relación con una persona real pudiera ser, o quedara por establecer, más no siendo necesaria. Es pues síntesis de lo dicho, la presentación de la Cumbre, cedida por las líneas de Hannah R, desde China, en doc 1,  

La Dra Azin o la reina de Sabah, según la del papel

El complejo lógico llamado de Azin, debiera, si tuviera que tomar imagen, parecerse a la persona del dibujo realizado en Quito, aunque precisamente con cierta perspectiva: pues siendo un complejo lógico conteniendo al menos otro (el de Elma R. y la refracción de los petaloudios), llegamos a la conclusión de que físicamente la persona debiera tener la frente menos alta y el rostro más ancho, y alguna que otra pequeña diferencia. Por un tiempo la asimilamos al personaje histórico de la reina de Sabah, o de la mañana, precisamente por ser quien supiera pasar el tiempo resolviendo enigmas. Esta imagen refractada apareció en otro complejo lógico, el llamado ‘de las líneas de vida’, chino, según el cual pudimos demostrar, que los chinos tenían la capacidad, no solo de saber quien era el correspondiente a alguien, más representarlo en una extraña refracción del espacio/tiempo, lo cual sucedió en Guayaquil, al representar la hipótesis en la búsqueda de un equivalente de cierto complejo lógico. (Doc. 1)  

El llamado enigma de la Universidad de Yale: las líneas refractadas en el poder

Planteamos la hipótesis en su momento, de saber si las líneas refractadas se utilizaban como lenguaje o vehículo de comprensión de la realidad en otros dominios que no fueran los psicopáticos, para establecer la posibilidad de construir un camino lógico que permitiera de integrar las líneas refractadas en un sistema más racional, y evitar de la consiguiente manera que las personas encontrándose en lógica refractada no fueran necesariamente empujadas al crimen por obvio aislamiento social, al no ajustarse sus coordenadas de las realidad a las del resto. Donde se diferenció evidentemente entre el crimen inherente a la lógica personal del individuo y el crimen por inducción social. Se constató entonces que las llamadas mafias en sus diferentes acepciones utilizaban la lógica refractada para construir su realidad, por lo que siempre se encontraban, a priori, sometidas a un orden social racional establecido, estado, siempre y cuando el estado estuviera al menos, regido por el principio de identidad, en todas sus funciones. Así, parecía como si la mafia, no fuera sino el complemento racional a la lógica irracionalidad proviniendo de la necesaria imperfección de un estado que jamás puede abarcar en su totalidad toda la comprensión de la realidad, abriendo consecuentemente un espacio vago para los llamados ‘territorios de la mafia’. Se supuso que las mafias tenían dos vertientes: las que formaban un complemento racional a la sociedad establecida, y las que destruían por principio las sociedades establecidas. Por lo que se llegó a la conclusión que si los estados sanamente hacían las diferencias entre los dos tipos en cuestión, las mafias complementarias siendo las únicas que conocían todas las transacciones, podían por lo sano eliminar a las otras, para gran beneficio general.Se distinguieron pues las mafias llamadas de la Virgen (de Maria), pues se llegó a la conclusión que el lenguaje del alma se parecía al lenguaje de lógica refractada, precisamente porque su identidad no se encontraba en el racional hilvanar de las palabras dentro de estructuras lógicas, sino en el mantenimiento de las llamadas líneas de vida, en algo como tonos o cierta melodía intrínseca al discurso, que era de identidad, más solo en el alma o en el sentimiento. Por esa razón decían los griegos que la Virgen al ‘dormirse’, bajó al infierno para rogar por los que allí se encontraban, y porque pidiera una justificación del Diablo y que sin ello resuelto, no subiera a los cielos. Aquellos hombres pues, que guardándose en la lógica refractada pero en las líneas de vida, dijeron los Cielos, gozaban de la especial protección de la Virgen, pues en principio se guardaban dentro de la palabra: “Y fuera solo, porque Dios quiere.” Es decir, nada sucede, sin que El quiera, que es ley de los Cielos primando sobre la de la tierra. Causaba esto evidente problema aparente con la ley de la tierra, más solo aparente: es de evidencia que la ley de la tierra prima sobre la tierra, y que ninguna ley de Dios pudiera sustituírsela, precisamente porque Dios hubiera querido al hombre libre, y pues no en la obligación de reconocerlo, y siendo de ésta manera la ley de la tierra en identidad, y dentro de cierta lógica de preservación de vida, libertad y justicia, quien preservaba racionalmente la libertad por El otorgada desde el principio. Fuera pues ilegal un negocio, sometido a las leyes de la tierra, penado. Mas vimos que precisamente, si bien era ilegal dentro de las líneas de vida, no había dentro de las leyes de la tierra, forma de encontrar pruebas, y pues necesario dejar en libertad, dentro de la justicia humana, a quien en ello se encontraba. ‘Hasta donde puedas,’ se estableció ley, pues si la justicia de la tierra encontraba medios de encontrar justicia, ello significando que se solucionaba en racionalidad algún hueco de comprensión de la realidad, tal actividad se volvía innecesaria, y bien era prueba que a los ángeles escuchaban aquellos que sabían retirarse a tiempo. Así se estableció la diferencia entre un asesinato y ‘muerte en líneas refractadas’ — extraño poder inherente a las mafias de conducir casi se dijera telepáticamente a alguien a la muerte —, que no podía ser considerado en sí como un asesinato, aunque lo fuera según las leyes de la tierra, y así penado, si demostración se encontrara. Llegando a este punto de las consideraciones, planteó quien llamamos la Universidad de Yale en su representación, si pues, como hipótesis, la muerte de Kennedy no hubiera sido una muerte en líneas refractadas. Se estudió el caso. En el caso hipotético (pues era una muerte en líneas refractadas: es decir, que para romper el sistema de protección de la Presidencia, se requería, evaluamos, una lógica al menos de cuarta refracción, en evidencia, la cual no es inherente a las sociedades establecidas), de que la muerte hubiese sido causada, sea por el gobierno, sea por la mafia: si fuera el gobierno, causaba grandísimo problema el que se introdujeran en el gobierno establecido las líneas refractadas, pues era confundir lo de la tierra y lo del infierno, y causar simbiosis muy peligrosa, entre dos lenguajes distintos, causando gran confusión — por lo que dijimos, que aunque hubiera sido, no nos interesaba, pues el mero hecho de saberlo, implicaba establecer en ejemplo la posibilidad de semejante confusión. ‘Hay hechos, aunque fuera en hipótesis, que se anulan por su simple imposibilidad lógica’, concluimos. Fuera pues la mafia, sabíamos que la mafia no entra en líneas del poder para cometer un magnicidio, sin el permiso de alguien de los altos estratos, pues no tienen ellos los códigos de transacción. Por lo que concluimos, que fuera posible de concebir, que alguien de los altos estratos pensara que Kennedy constituía peligro para la nación, por las razones que fueran, y se dijera: ‘Si es, que así se muera, y si no es, que Dios lo proteja’, que son las líneas refractadas. Y así pidió a quienes en esas líneas se movían que vieran … y se murió. Pues nosotros ya sabíamos que morir, nadie se muere de cualquier manera, que es lo que saben las mafias. Y aunque fuera, dijimos a Yale, no por Kennedy mismo, y salvara la imagen, más porque pudiera estar bajo la influencia de quien fuera.Pidió aquí Yale una explicitación de las diferentes lógicas, lo que les fue dado de la siguiente manera: Si el estado tiene leyes, medios de detectar el crimen y de encontrar al criminal, y castigarlo una vez probada según justicia su culpabilidad, es de evidencia que no puede el estado o quien en su nombre comanditar, por ejemplo, un asesinato, pues comete crimen, sea quien fuera, pues es aún el Presidente, primer representante del cuerpo de leyes, en lo que a ellas está sometido. Dice pues la lógica de estado: Esto es lo que de ley, en leyes, y este, si probado, criminal. Y nada más. Pues es en estado de derecho, incluso la sospecha de la culpabilidad de alguien sin probarse, crimen, según leyes que preservan la integridad de la persona. Las mafias no conocen de leyes, más de una: “Si es de Dios, que fuera.” Así, comanditando un crimen, saben que solo te murieras, si ángel no tuvieras. Imposible pues, que lo que es ley de los unos, fuera ley de los otros, pues gran desorden causara. Y la segunda sobre la tierra a la primera está sometida, pues como hemos dicho, no pudiera de otra manera respetarse la libertad, si todos tuvieran que saber y es fé: “Que solo te murieras si ángel no tuvieras.”Establecimos pues caminos para que se comprendiera, cuales mafias de Dios, y cuales usurpadoras, y eventualmente que se supiera cual era la causa de éstas mafias. De lo que dimos el siguiente ejemplo, gracias, en gran parte, a la profunda sabiduría china: unas leyes o un cuerpo de leyes tiene evidentes vacíos, que producen individuos, que aún siendo ‘legales’ seriamente perjudican el bienestar de la sociedad, sin que estas puedan hacer nada para quitárselos de encima. El vacío en las leyes tiene un nombre, es un cierto comportamiento, que a su vez corresponde a cierta sustancia tóxica, sea la heroína u otra. Es tóxica e ilegal pues corresponde precisamente a la organización lógica de ciertos que aprovechan los vacíos de leyes para deteriorar la sociedad, así que se prohíbe. Mas precisamente esa misma sustancia, pues prohibida, es el anhelo de aquellos que en ella viven, y de por las mafias medio, de quitar a los individuos de la posibilidad de deteriorar la sociedad, si en aquella sumidos. E hicimos el análisis químico-lógico de la heroína, que largas elucubraciones precisa, y de lo que daremos cuenta en otro momento, por prueba, decían los Cielos, de que cada cosa bien tiene su sentido, aunque sea poco aparente. Así que gracias a Yale, se dibujaron en grandes líneas las organizaciones de los estados, según gran acuerdo entre los pueblos y con el sello de los Cielos. A lo que fuera necesario evidentemente adjuntar grandes demostraciones y explicitaciones de casos particulares para que resaltara en evidencia. Mas era ello ya el cuadro general legal en el que nos movíamos, a la espera de que fuera aceptado oficialmente.

La Dra Monascal: La Universidad del Pichincha

Aun y cuando Ecuador no había participado a la gran Cumbre de Jerusalén de 2003, sí que fue partícipe de los planes que se estaban gestando en lo que pudiera llamarse inconsciente universal, o Gran Consejo de los Hombres, a los que participan solamente aquellos que tuvieran resueltos gran nombre de enigmas, en nombre de sus pueblos respectivos, y en las llamadas refracciones. Es decir que no accede al consejo el hombre por su sabiduría, aunque de esta precise, sino porque es consciente dentro del ámbito en el que vive de las imperfecciones de otros, en sus posibilidades lógicas, y pues sabe que una solución que fuera válida para algunos, pudiera crear grandes disturbios para otros, por lo que tiene la capacidad de pedir soluciones alternativas en lo llamado ‘líneas refractadas’ o ‘refracted lines’. Este gran consejo, que empezó a tener lugar después de lo hubiera podido ser el último Consejo de los Pueblos, en Skopje 1997, donde los pueblos decidieron por unanimidad su propia desaparición al no encontrar ya medio de decirse en su propia identidad, la cual decisión fue finalmente revocada tras grandes transacciones y demanda de un signo que permitiera guardar esperanza, el cual fue dado en forma de imagen durante la llamada Gran Guerra de Serbia, donde los serbios fueron sobre los puentes, según lo que había sido acordado en 1997, el cual signo fue reconocido por los pueblos como prueba de que su sabiduría ancestral, cual el silencioso moverse de los hombres por simples señales psíquicas era aún vigente, y no solo decidieron en 1999, rendidos a la evidencia, el no sucumbir, más resistir, buscando la causa de lo que les habría conducido a la muerte, forjando de nuevo el antiguo Consejo de los Pueblos, ya llamado de los Hombres, pues debiera incluso contener a civilizaciones negando la identidad de los pueblos, si ello fuera posible. Se encontraron pues gran nombre de Hombres, cuya tarea era, al comienzo, de restaurar la identidad de cada pueblo según sus creencias, cada cual en su historia y en lo que la historia les había traído en interacciones con otros pueblos o llamados sistemas lógicos generales. Para lo que se impuso de manera general, que nadie sucumbiera a la tentación de dejarse maravillar en exceso por lo que de maravilla pudiera traer un pueblo en sus ciertos milagros, más si por ello se impresionara, lo tradujera debidamente a su sistema, y guardarlo así en refracción y así se evitara la confusión de las religiones, las historias y los estados, que no son sino la cristalización de un modo de ver dentro de un orden imperante, dijimos. Y así se decidió que la envidia sana se distinguía precisamente de la enferma, en aquello que la primera exigía del esfuerzo de una adaptación, mientras que la segunda solo producía una copia vulgar o en peor caso, la búsqueda de la destrucción de la belleza generada. Se produjeron gran nombre de milagros y maravillas que asombraban a los pueblos y que dieron lugar a gran número de historias. Más seguía pesando el yugo de aquello que hubiera podido destruir el tejido entero de la realidad al negar el silencioso mundo de las almas, y no había palabra que explicara debidamente lo que estaba sucediendo. Así que, localizando el mal en lo que fuera llamado Francia y Alemania (un complejo lógico que llevara otro nombre en cada idioma), tras el ataque contra las Torres Gemelas de Nueva York, que no era, comprendimos, sino la imagen refractada de las llamadas Dos Torres (los petaloudios y las fövejs) o de los Hijos del Trueno (Jacobo y Juan en los Evangelios), que estábamos construyendo con gran esfuerzo a partir de la memoria de los pueblos, en Grecia, agresión que sulfuró sobremanera a los pueblos pues entendiendo que la agresión debiera haberse dirigido contra Francia (quien fuera la causa con Alemania de la guerra del Kosovo), y ellos refractándola contra los EEUU, que aunque hubieran participado, no eran causa, se decidió la completa destrucción de Francia y Alemania. Se comprendió entonces, al gran asombro de los participantes al Consejo, que lo que aún fuera de nombre no simbolizaba sino un complejo lógico, por una extraña sumisión de lógicas inferiores a lógicas superiores, se quebraba en sucesos reales que tomaban imágenes insospechadas, pudiéndose empero establecerse cierta conexión. Lo que dió de pensar a los miembros del Consejo, y se compuso una Comisión Particular, que estudiara con esmero las relaciones entre nuestras transacciones y las reales, porque no se nos desbaratasen las realidades, o al menos compusieran una adecuada imagen a las faltas establecidas en justicia.El complejo lógico llamado Alemania/Francia no era nada más que la desviación de la falta por negación de la misma, sobre otros (Francia), o la generalización de la falta por justificación de la propia (Alemania), en sintéticos términos llamado ‘On you’ o ’sobre ti recaiga’, pues cada falta conllevando una consecuencia, se desviaba así la falta, para que recayeran las consecuencias sobre otros, y eso, en un mundo, dijeron espantados los apostalmenos rusos, donde no hay falta nada más que aparente (el ser impuntual, más sin carga moral), y dónde los actos no tienen consecuencia, según la lógica vigente. Se localizaron los culpables de semejante ideología obtusa, en Francia y Alemania, y se dijo: que si son inocentes, que lo demuestren. América, se analizó en consecuencia, tuvo la falta nada más de creerse en principio que porque habían participado, también eran culpables, es decir de no hacer la diferencia entre la falta esencial o por accidente, falta en sí no demasiado grave, según los pueblos, por lo que en aquellos días solo murieron los que debieran morir, en sus diversas refracciones, juzgaron los pueblos. Más la cólera por la refracción era inmensa, y consiguientemente se estaban organizando los pueblos, para obtener victoria sobre Francia y Alemania. Y fue ello de la falta tan grande de la guerra del Kosovo, puesto que en realidad, como en cada guerra, se miden dos lógicas distintas, y habiendo analizado la situación, concluimos que la lógica serbia en sus refracciones, era de Identidad, guardándose siempre dentro de las Leyes y que fueran nacionales o internacionales, así como eliminando a los que de ella se salían dentro de sus fronteras (de lo cual prueba evidente fue dada con la eliminación de Arkan, en líneas refractadas), contra una lógica, se dijo, cuya espantosa imagen diera Clinton, que usara de pretextos falsos para destruir pueblos, con el fin de cegar la opinión pública con respecto a sus faltas morales, y jurando en falso, y ello inducido por Francia y Alemania. Lo que implicaba, que la lógica de Francia y Alemania, dentro de una que no discernía la falta de esencia y de accidente, conllevaba espantosas configuraciones refractadas, pudiendo ser la causa del hundimiento de las naciones, pues como bien se viera, destruyendo el Principio de Identidad, en la ocasión representado por el presidente Miloseviç, al cual los pueblos en grandísima estima tenían. La derrota de Serbia hubiera implicado la pérdida completa de fe de los pueblos en las realidades aparentes, pues siempre Dios (en justicia o Identidad) vence contra los espantosos monstruos generados por la mentira, y pues fue de necesidad que yo fuera quien dijera, pues solo yo la había, hay lógica que se impusiera diciendo, aún en la locura razón hubiera, pues en términos generales, de Dios siempre fuera la victoria. Así les dije sonriendo, que si ellos de mentira vivían, proclamando la victoria aún mentira dirían, y que cada cual en lo que bien creyera pusiera fe, hasta derrotar la ignominía. Así se tranquilizaron los pueblos, más su ansia de venganza seguía.Por razones que aún vinieran, decidida estaba la ruina de Francia y Alemania, cuando se iban forjando los planes en el fondo de los inconscientes. Y así, la ruina completa de los petaloudios y otros, quienes ya fuera del Diablo y aún peores, mantenían que la causa de su maldad no fuera sino aquel, que no lo era, y a quien además negaban. Pues habiendo hecho magníficos planes, para evidencia y asombro del mundo, según los cuales, tras rocambolesca historia, explicación maravillosa era dada a todos sobre el suceder de las cosas, dentro, si cupiera, de quien en Dios amara, aún cual aguijones mortales de Francia y Alemania, muerte amenazaba a quien así osara expresarse, aún cuando les dijéramos, con ironía: ¿Más no era de vos la libertad de expresarse? Lo cual no perdonaron los pueblos. Así que en ello estábamos, cuando surgió la voz rogando, última ocasión se les diera a los malditos de Dios, si favor hicieran, al menos de doblegarse a lo que de última solución se les presentaba, que era, de dejarme llegar hasta Ecuador, pues aquí español hablando, otro español decían: y si la carpa es tienda, y el borrador goma, y la goma pegamento, y el pegamento se pega, ay, que me pegó, pues te diera una torta… y así de tanto español, al espanto de todos se dijeran: Dios, quién sabe ya lo que cada cosa dijera. Y de esa forma irreal, cobijo dieran a las historias prohibidas, pues diciendo, quién supiera, lo que diciendo estuviera. Y así, pues a conclusión se había llegado, que yo solo de escriba pudiera ir haciendo para el decir de los pueblos, pues mucho idioma hablando, se dijeron, se permitiera, que saliendo de la muerte, a la que fuera condenada, por osar decirle a Francia, que en errores divagaba, como a Alemania, que ley por ley no respectaba, y diera ejemplos, a la cual condena escapara buscando en la locura refugio y así desmantelaba todo plan, por muy serio que pareciera. Más dijeron en Jerusalén, que a la locura jamás dieran crédito, aunque ellos en la locura se perdieran, pues era para ellos razón la pura apariencia, e hiciera, me dijeron, favor, de someterme a la apariencia, y a ella, se rieron, aún sentido diera, si pudiera. Así crédito obtuviera, y a los ojos de aquellos, espanto causara por las consecuencias. Así que se inventaron un famoso lugar, de donde gran renombre se adquiría, llamada la Universidad del Pichincha, a lo que dieron siete vueltas en hebreo, con entonación en francés: lo de Universidad, dijeron, no solo por universo, sino por lo de ‘un solo lado’ en latín, que no era culpa suya que si a fuerza de ver todo de un solo lado, terminaran los romanos por comprender ‘en todo vertido’ o ‘todo sabiendo’. Culpa no fuera de nadie, dijeron en Ecuador, si nadie sabía darle a la Universidad, sentido en francés, aunque títulos oficiales no otorgase. Y así se pusieron en evidencia los manejos de Francia y Alemania en tierra ajena, pudiendo ser causa de grandes disturbios internacionales, a la gran alegría de muchos. Y pues, dijeron los pueblos, no os creyerais, que aquí vuestro tormento acabara, pues dijimos que os salvaríais si … y aquello se hizo, más nadie a sobreentendido está tenido, y nadie en palabra nada dijo, o sea que ahora, o sacáis el nombre del terror, o ahí os quedáis. Y fue dada gran gloria al pueblo de Ecuador, no solo ya por todo aquello, más por tener en costumbre y cortesía, de no decir al otro, aquí error cometieras, más ‘yo aquí error hiciera’, así suavemente indicando al otro, donde quizá se perdiera. De tal suerte, que a la locura queriendo dar su nombre, la Dra Monascal solo dijera: “Estamos todos locos.” “En evidencia,” contesté, “más solo aquellos.” Pues sabían los pueblos ya, que solo en ésta tierra, cobijo se diera a la incesante acusación, y además de por renombre, cumbre se lograra para poner en evidencia que locura solo hubiera, para quien negar se atreviera, que a Ecuador toda gloria, por salvar la tierra entera.

La Dra Azin: “…que culpa tengo yo, si leyendo un cuento, escenificais el cuento en la realidad, que es parte del cuento.” “O no,” dijo.

Apareció, como era costumbre, la cuestión de lo que estuviera permitido de decir, o lo que no se pudiera y de ahí progresivamente, lo que criterios fueran para determinar la locura, pues bien era de evidencia ya, que cada vez que alguien intentaba decir algo, o se le acusaba de ‘atentado contra la imagen’ o de locura. Así que tuvimos que recurrir a una treta, sino a varias. Para empezar, que alguien podía tener mucha fantasía, y dentro de ella, desarrollar eventos utilizando los nombres que quisiera, pues a decir verdad, no había en la lógica contemporánea más manera de unir el nombre a la persona, que señalando con el dedo, lo que no hacíamos. Fuera pues que coincidiera el nombre con el de alguna persona, no era ello sino pura casualidad, mientras no la señaláramos con el dedo. Si, por otro lado, a alguien se le ocurría una fantástica historia en la que ocupaba un papel principal o secundario, ligando el ‘yo’ por accidente a ciertos eventos reales, mas interpretando los eventos a su entender, de poco se le pudiera acusar de locura, siempre y cuando, dijimos, mantuviera intacto el sentido de la realidad. Evidentemente, llevamos las cosas más lejos, como se mostrará, con el fin de mostrar, como a fuerza de renegar de los principios, no quedan criterios sanos para discernir lo sano de la locura, hasta el punto de llevar la hipótesis tan lejos, que con el dedo acusando el partido contrario, nosotros dijimos: pues que lo demuestren …, si es que pueden. Lo que conllevó en hipótesis muchas consecuencias extremadamente divertidas. Y  es que todo reposaba sobre la noción de la hipótesis. Dios Santo, que dijimos, y es que ya ni saben hacer una hipótesis. ¿Más que será la famosa hipótesis?, decían ya algunos, espantados ante lo que pareciera extrema evidencia. Recurrimos a la lógica, de nuevo, antigua o moderna: si algo hubiera que no estuviera demostrado, más que lo plantease en la posibilidad de ser demostrado dentro de un sistema lógico, el que fuera, o por la misma realidad, (demostración por los hechos) mientras y tanto y cuanto lo que quisiera demostrar estuviera sin demostrar, mas esperando la demostración, se llama ‘hipótesis’. No se puede decir que sea falso, porque habría que demostrar que lo es, ni tampoco que es verdad, porque no lo sabemos. Así fue como le tendimos una soberana trampa a Francia, diciendo, y pues, ¿cómo acusáis de locura, a quién en pura hipótesis se encuentra? Y por prueba de la soberana tontería reinante, trataron de imponer un sistema lógico, en que aquello fuera imposible. Muy bien, que contestamos, ¿mas de dónde derecho sacáis para imponer esta lógica, cuando por principio es sabido, que principio no se demuestra, y que precisamente, la lógica cambiando, los principios alterando, nadie por ley pudiera, imponer la lógica? Y sobre todo, dijimos, cuando del principio de identidad renegáis, ¿cómo incluso supierais lo que significara, prueba empírica en su sentido negada por la subjetiva interpretación?Y es que les habíamos construido una soberana trampa, en la que cayeron. Pues me enviaron con cara de extrema inocencia a decir, que era posible que resucitaran los muertos, en hipótesis. Y diciendo además, que si la hipótesis no se verificaba, fuerza era de admitir, que tenía mucha fantasía, aunque cierto fuera, que la ciencia sembrada estaba de hipótesis revocadas. Pero dijeron que era locura: ¿así pues, nos reíamos ya de antemano, la hipótesis tilde de locura lleva, en tierra de francos? Entonces, dijimos, que encierren, a todos los que cristianos se dicen, pues ellos lo mismo afirman, y de gran prestigio gozan: ¿o acaso hubiera manera de decir lo mismo, y que otra cosa significara? Así que dejando que el techo sobre su cabeza cayera, dijeron los hebreos, a quienes ya demostrado, que no solo los cristianos a tales cosas pretendían, mas ellos también, pues Eliseo un muerto resucita, que fuera uno por muchos, dijimos, seguramente, que eso ya se sabía, diciendo: y no se les olvide de encerrar también, a necromantes y otros de oscuros pretenderes, que además dinero van sacando con el delirio demostrado. Y así concluimos que los pobrecillos, lo de hipotético con la realidad confundían, y para ellos, lo de ‘en potencia’ realizado estaba, en evidencia. Seguíamos, eso sí, muertos de risa, con nuestro campo sembrado de hipótesis, hasta el punto, que de pura hipótesis, pretendimos hasta olvidar nuestro nombre, y ¿por qué no?, hasta que supiéramos qué significa tener nombre, hasta el nombre es pura hipótesis. Nuestros sistemas lógicos, pura hipótesis, la interacción de las almas, pura hipótesis, el encuentro de los sistemas, pura hipótesis, la relación con la realidad empírica, pura hipótesis, en un mundo surreal, irreal, y profundamente hipotético, que era nuestra realidad, todo era pura hipótesis. Y los demás, dijimos, que demuestren sus evidencias, que reconocemos, eso sí, solamente en tanto que hipótesis, hasta que nos las demuestren, si pueden …De tanta hipótesis el mundo ya temblaba en sus fundamentos, sobre todo para aquellos quienes no discernían la diferencia entre la hipótesis y las realidades, por lo que constataron con horror, aparecía como verdad bien real, tanta hipótesis contradictoria, al tiempo, en la misma realidad. Y yo seguía: pues mientras ellos no demostraran la verdad de sus hipótesis, por muy a la realidad que pretendieran, yo en mis hipótesis me quedaba, y de sistema lógico en lógico sistema, grandes interacciones creaba, pues aún siendo posible, dijera, que ellos su hipótesis en fin demostraran, aún les quedaba por demostrar, que las mías erróneas eran. Así que tenía mucho tiempo para seguir construyendo castillos, para gran alegría de muchos, que ya decían entusiasmados, que aunque al final se demostrara, que todo cuento era, de puro cuento, maravilla, tenerlos así entretenidos: que ya no era el cuento hipótesis, sino realidad figurada Y de una manera o de otra, gran victoria auguraban. Hubo quienes ya desesperados, quisieron recurrir al principio de identidad, por medio de salir de tanta hipótesis, mas fue entonces que la Dra Azin, desde los confines de la tierra, dio consejo diciendo, que tan fácil solución no se diera, qué según  las leyes de esta tierra, por mayoría se decidiera, cual fuera la lógica vigente, y que a ella todos se sometieran, con hipótesis y sin ella. Así pues se pidió que se estableciera cual era aquella lógica. Y se hicieron encuestas, y se midieron y sopesaron los sistemas, y unánimemente se llegó a la conclusión de que era la siguiente: (a o b) y (a y b), tamaña contradicción no causando aparentemente mayores disturbios en el tranquilo transcurrir de las realidades, en apariencia.Este sistema lógico, finalmente bautizado de Azin, se decía de la forma siguiente: O es verdad o no lo es, y, siendo verdad al tiempo no lo es, el conjunto de todo ello, siendo considerado como verdad. Es decir, que algo para ser verdad, debía ser verdad o no serlo, y al tiempo, siendo, no serlo. Ah, dije encantada, por fin alguien que comprende lo que es una hipótesis, que es o no es, y es, pues hipótesis, y no es aún, pues no demostrado. Y pues se llegó a la pasmosa conclusión, de que el mundo según sus propias leyes, viviendo estaba en pura hipótesis, cual verdad era yo quien la había afirmado, con lo cual me llevé la palma y los laureles, y hasta la medalla de honor. Para cual explicitación hicimos, para gran juerga de los asistentes, la construcción siguiente: si en la lógica Azin, una persona se imagina una gran historia, la cual habíamos concretizado en una interacción económica, de una venta de plátanos, que nunca se realiza, porque el personaje de la historia, se niega a venderle plátanos a los alemanes, lo cual es causa de grandes disturbios y agresiones múltiples, hasta que finalmente, se llega a la conclusión que según las leyes del mercado, uno puede vender plátanos a quien le diera la gana, en la historia, la gente confunde el cuento con la realidad, y se cree que semejante heroicidad se ha cometido, por lo que vendiendo dátiles y otros productos de secular interés, guiados por el ejemplo, se niegan a vender a quién fuera, subiendo así considerablemente los precios. (La llamada lógica de la Batalla del Pichincha: si tan gran héroe fuere en las historias, valga yo fuera, aún por menos, semejanza del héroe aquel …) En la historia pues (a y b), y pues finalmente, si de la historia alguien se inspirase, (a o b), pues algunos siguieran el ejemplo y otros no, y quién supiera. Por lo que finalmente nadie sabía, si en la realidad o no, o si al tiempo. Consternados los americanos constataron, que semejante sistema a todos volviera locos, pues ya no sabían si era, no era, siendo, imaginación o realidad, y que se realizara un consejo, en mayoría, donde se decidiera, cual fuera el restablecimiento de alguna lógica que permitiera, al menos de su nombre estar seguros. A lo cual accedimos finalmente. Mas no sin antes reconocer entusiasmados, que semejante señora, con su asombroso sentido de las realidades, había evitado una absurda dictadura, de que alguien viniera y proclamara cualquier principio por universal verdad, mas, agarrándose a lo de la tierra, dijo: por mayoría … y si eso gran disturbio causare, que ahora por mayoría, de alguna lógica se decidiera, que a todos satisfacción diera. Por lo que se llevó grandes aclamaciones de parte de los pueblos y de los Cielos, que en gran honor la tenían, y tuvieran para siempre, pues así eternidad le otorgaron. De lo cual queda constancia en algún documento con otras explicitaciones por venir, a la espera del gran Consejo en el que se decidiera, en fin, qué rumbo tomar o cómo salir de tanta hipótesis. 

La Dra Mendoza y Moncada: el universo como posiblemente inteligible en la palabra

Más bien, dijeron Mendoza y Moncada, que si lógica determinamos, aún sin saber qué metemos en la lógica, es decir, si ‘a’ es, y lo que fuera, por mucha lógica que se obtuviera, vacío estuviéramos relacionando con vacíos. Lo que se acordó, finalmente, para gran alivio americano, que primero discerniéramos ‘qué’, antes de pasar al ‘cómo’. Y aparecieron gran nombre de palabras, sin que se pudiera establecer en un principio, cual relación tuvieran con algo proviniendo por los sentidos, pues lógica no habiendo. Más a la conciencia inmediata, si tuviera que discernir ‘qué’, antes palabras aparecieran, que fuera lo que fuera. Sin saber, dijeron MyM, como relacionar aquellas con esto que por los sentidos nos viene, de evidencia que si es palabra, sentido tiene, pues sin sentido son sonidos que al azar repitiera, más digo por definición palabra, algo que sentido tiene. Y no es el sentido palabra, ni la palabra sentido, pues en evidencia, una palabra dos sentidos pudiera tener, y palabras hay, cuyo sentido desconozco, aunque por palabras las reconozca. Si pues el sentido no es palabra, ni la palabra en sí sentido, ¿qué relación estableciera entre la palabra y su sentido? Que el segundo de cierta manera el primero en identidad explicitara. Y aquello, así, lo dejamos suspendido, pues de evidencia, grandes cuestiones se abrían. Que si de esencia o accidente, que si del alma o del cuerpo, que si de los sentidos o de la imagen, por lo que se creo una Comisión, para establecer todas las diferencias y claras definiciones. Mas ya dijeron aquellas, que aparecía como evidente, que aunque palabra no tuviera, sentido contuviera, si en palabra posiblemente se dijera. Y además, drásticamente la conversación interrumpiendo, que de ello ellos se ocupen, pues asunto nuestro no es, y nosotras, como debido, en nuestro idioma, adecuada respuesta diéramos. Que se resume en la historia, de aquel que contestó, a la propuesta ‘deshonesta’ de aquella, que fueran 20.000 USD la noche: “¿Masticados?” (Chewed?) Por lo que concluimos, que estas mujeres raudas, ante la evidente dificultad de demostrar en evidencia, que lo fuera para todos, decidieron cambiar lo inteligible por lo moral, y dijeron: que moral era, definido, a cualquier tontería que se escuchare, saber responder con elegancia, y pues, viendo que en la anterior historia, nuestro gallardo, en vez de despreciar a esta mujer de mal vivir, simplemente contesta en evasiva, que no entendiera, más otra cosa. Y así, toda historia contada de tal suerte que en el mismo sentimiento guardare, verdad pudiera decirse, si solamente se entendiera, que es verdad, lo justo, cual quedó demostrado hace tiempo, por Platón. En realidad, éstas insignes señoras, resuelven el problema Azin de la siguiente manera: si no sabemos ya qué es qué, ni cómo nada, solo nos quedara, puesto que valores no hay, de dar valor, a lo que más preciamos. ¿Por qué, dijeron, el amar precio no tuviera, si precio, es lo que se aprecia, y sin precio, lo desdeñado? Así pues, si amar gratis fuera, por desdeñado, valor no tuviera. Ahora, si a algo valor diera, a bien amar fuera, por lo que precio se diera, y a partir de aquello, cual referencia absoluta, que los mercados rigiera, dependiendo de la relación en que, al amar, me pusiera. Así que le pusieron un precio, y ahí rieron, ah! dijeron, que ahora, quién a la acusación escapara, que amar prostitución no fuera. (Dios santo, dijeron los Cielos.) Pues cual fuera entonces, preguntaron espantados, insignes miembros del clero, entre esto y aquello, si a ambos precio dieras. Si en sociedad material vivimos, y otra cosa no existiera, sino lo que a los sentidos se presentara, entonces, ni cariño, ni hogar, ni comprensión, ni escucha, que fuera así debidamente pagado, más solo, lo que el cuerpo presenta, que se paga, y se paga. Y evidentemente, contestó el clero, en ecuatoriano: quién a semejante acusación escapare …Mas dijimos, para causar menos espanto, que criterio encontraran raudo, para diferenciar las unas de las otras, y así, no todas con bolsitos en la calle terminaran. Y se fijó lo siguiente: que aquellas (bien dijeron, desde Israel, que aquellas, sería genérico, y a ambos incluyera, ya visto que por vender, vendido lo tenían todo, también ellos), y solamente aquellas, que por vendido, bien vendido, a digno precio vendieran, insignes señoras llamadas, por saber lo que valieran, más aquellas que diciendo, por cualquier cosa, a la calle condenaran, por no saber lo que valieran. ¿Más que valieras?, se rieron. Y contesté con ironía, dependiendo de si fuera amar una respuesta, a quién pregunta hiciera, por consejo, 20.000 USD fuera, y no mascados. A lo cual tuvimos que explicitar, que semejante quid pro quo, surgía de lo siguiente: Si ella dice, 20.000 USD la noche, y él contesta, ¿Masticados?, ¿qué no entiende, o hace cómo no entendiera? Hace como si no entendiera, que fuera una deshonrosa propuesta, con lo cual no juzga a la señora, que fuera, por lo que es, señora, y él etiqueta no pusiera. Dice después, ¿masticados?, que se refiere a los dólares, en toda evidencia. ¿Más como asocia los dólares al hecho de masticarlos? No tiene valor el dinero, dice, pues son papeles, que fueran chicles, que no fueran nada, y así, masticados, toda aureola perdieran. Pues dice, ¿acaso no es amar, de amor, y no otra cosa? Y si yo, por lo que valor no tiene, a ti me diera, ¿acaso en nada convirtiera, lo que tanto aprecio? Pues da el amor el precio, dijera, y no tiene precio el amor. Más, contestaron las señoras, ¿cómo el amor precio no tuviera? Pues si bien dices, que si sin amor a ti me diera, desprecio hiciera de lo que más aprecio, bien dices que lo aprecias, y si no es por dinero, aún valor tuviera, si en amor se diera. Con lo cual, definen el amor, de cierta manera. Y fuera amor, dijeron, quién guardándose en aquel, aún supiera, que amando, precio exigiera. Si es amor una palabra, lo que hemos visto, y queda definido, sentido solo tuviera, si palabra fuera. Si es palabra, algo significara, y si todo en potencia, en palabra se dijera, si a este sentido imagen diera, fuera de quién en el cuerpo, palabra entiende, y si pues palabra, que otra palabra atrajera, pregunta a la que se diera respuesta, y pues solo aquella pregunta en ésta respuesta se disolviera, con lo cual, en toda evidencia, paga, quién respuesta quiere. En este momento, capituló Francia, y se rindió a las evidencias, y se cantó, para gran alegría de muchos: “Victoire, tu regneras, oh! Croix, tu nous sauveras.”

El consejo médico de Cuba: La enfermedad y las coordenadas psíquicas

Sin más se fijó con valor internacional, aunque no oficial, que quien dijera loco a otro, loco estuviera, y la pena le recayera, que para ello se estipulara, pues era ley antigua, que  ’si alguien acusara falsamente a alguien de algo, que cierta pena conllevara, si la falsa acusación demostrada, la pena que el otro para este quería, sobre él recayera’, para lo que se introdujo el famoso ejemplo del profeta Daniel, que ya en sus tiempos, semejante enredo desenredase, cuando doncella falsamente acusada de prostitución, por negarse a ceder a las insinuaciones de dos ancianos, por éstos a muerte fuere condenada, y dijo Daniel: separados sean los testigos, y cogió al uno y le dijo: ¿Bajo que árbol con ella holgarais? Y dijo, un cedro. Y al otro, lo mismo, y contestó: Un manzano. Y viéndose la contradicción, los ancianos a muerte fueron condenados, aunque de gran prestigio gozaban, y Daniel, grandísima gloria obtuvo, en aquellos días. Pues fuera, se dijo, de enfermedad, quien no pudiera de la realidad valerse, en un principio, sea porque a clara pregunta, obtusa respuesta diera, o porque no supiera a orden de superior someterse. Y no pudiera jamás de decirse, que porque aquello dijera, si explicación diere, loco estuviera, o porque aquello hiciere, enajenado, y así, de esas maneras, de una vez límite se pusiera a los abusos de todo tipo que sobre todo, en tierra ‘civilizada’ se cometieran, al tiempo que se abría camino, para permitir que fueran aquellos que aún por el nombre de profetas se conocían, que a los márgenes viviendo, siempre de los ángeles mensaje traían, aunque fuera sin guardar de las apariencias las leyes, y causando eventualmente gran disturbio entre las sociedades, pues bien se dijera, que hasta David, desnudo bailaba a la manera de los profetas, y si fuera que causare burla de su esposa, ahí le contestó aquel: “Que si por Dios me humillo, aún me humillaré más. Y tú, por reírte, sin descendencia te quedares.” Lo que sucedió. Y era igualmente el caso de los llamados filósofos cínicos, que por Atenas se paseaban, en evidencia mostrando, donde las sociedades derrapaban. No fuera pues jamás ley, que el ‘comportamiento general’ pauta de razón fuera, pues es deber, según vuestras propias leyes, respetar las minorías, y si alguien en ‘comportamiento minoritario’ se encontrase, razón de más de respetarlo, mientras no infrinja las leyes, dijeron los pueblos por unanimidad. Y aquellos que otras pautas defendieran, demostraran, si pudieran, la validez de sus pretensiones, sin leyes que valieran romper, y si no podían, cual de evidencia, las debidas indemnizaciones pagaran. Salió al punto la cuestión de las indemnizaciones, larga cuestión que de grandes explicaciones necesitara, mas valga, en nota aparte apuntar, que se hizo reclamo a los judíos, de indemnización debida por error de justicia, hace dos mil años, en la persona llamada de Jesús el Nazareo, y que la debida indemnización pagaran. Se analizó el caso y respondieron los judíos, que en el poder estaban, los asmoneos, por lo que ellos en falta no incurrieron. Pues como, se respondió, el Sanhedrin acaso, ¿judío no era? Y además se le acusara, de producir testigos falsos. Lo cual aceptaron los judíos, tras mucha meditación y dijeron: ‘que si en verdad, las tradiciones en honestidad contaban la historia aquella, falta sobre nosotros recayera’, a la cual sibilina respuesta, contestaron los interesados, que fuera, si no fuera por respeto, a creencias transmitidas desde hacía miles de años y por verdad tenida, fuera porque era, porque era, y si no era, porque pudiera. Lo cual aceptaron los judíos, cargando sobre si la falta, ‘pues bien pudiera’. Y preguntaron consternados, de que forma tan espantoso horror enderezaran. A lo cual se respondió, que estela erigieran en Jerusalén, que llevara por nombre: “A un judío honoris causa” (o, al epitimos judíos, que lo llamaban), y con ello, referencia haciendo, a la estatua en Atenas erigida al ‘Dios desconocido’, de una vez aclarasen quien judío, y quién no lo fuera, y mientras tanto, el interesado con ello, por bien pagado se tenía, pues judío era.Seguidamente, y habiendo aclarado este punto, se pasó a tratar, la interrelación entre las enfermedades y las llamadas coordenadas psíquicas, pues fuera aún en hipótesis, su interés tenía, dijeron los interesados, y que si en un solo caso pudiera ser demostrado, que un complejo lógico en enfermedad se traducía, por evidencia se tomara, que alguna relación había. Se construyó pues la siguiente hipótesis: que si alguien del alma renegara, en evidencia, lo que del alma, sobre el cuerpo recayera, y si pudiera decirse, que fuera podredumbre del alma, la negación de la hipótesis, pues implicara, que nada en potencia se gestara, y así decir, al ejemplo, “No fue Virgen la Virgen”, aunque tú nada supieras, pues fuera aún, en algo, para ti desconocido, o bien “A pies juntillas no atravesaran los hebreos el Mar Rojo”, y el hecho de aniquilar a quien en tal creencia se mantuviera, causa de la podredumbre del alma, que en el sistema mencionado, sobre el cuerpo recayera. Lo que tuviera por causa, una podredumbre en la sangre, dijimos sonriendo, más prevalezca el sistema, que puede, si es, o no, si no fuere, por razón que si es, gran espanto en ciertas sociedades causara. Y que demás dijimos, que el médico, por médico, en estos terrenos no se perdiera, pues era a él, de dar empíricas razones causales, y no, de adentrarse en los barrizales del alma. Y pues, por indebidamente haberse atribuido poderes que no eran suyos (la posible validación de la hipótesis en un caso particular, lo que solo a los filósofos recae), se les planteó un enigma, el llamado enigma del insigne Dr Haym, que mucha gloria tenía de por los Cielos y otras Tierras, como castigo por haber osado tal osadía. Y era: “Que si en claridad podían dar definición de muerte, cual fuera de ética profesional el comportamiento a seguir: ¿si decir en peligro de muerte de encuentras, o no, por no causar demasiado espanto? Dejándolos pues a resolver su enigma, el Consejo pasó a tratar otros temas. De lo cual no queda testimonio en ningún documento, aunque algunos a este ya se refieran.

La Dra Shoona: Definición de la secta o de la extraña interrelación entre el pasado y el presente

Habiendo llegado a este punto del encuentro, y visto que las gentes desinteresadas por lo que en el mundo ocurría, su atención prendida de los tumultos que en el Consejo se realizaban, de tal suerte que la economía del vilo de la hipótesis suspendida, decaía, y otros desórdenes, de los cual mejor fuera no dar cuenta — cual tormenta de granizo caída en mes de agosto sobre la ciudad de Quito —, y otras grandes señales que había, se decidió proseguir el Encuentro a puertas cerradas y que cada cual se ocupara de sus asuntos, que ya daríamos cuenta de lo que hubiera sucedido. Fue entonces, que a la gran sorpresa de todos, con secos toques de queda, se presentó oficialmente general del Ejército Israelí, diciendo, que disculpáramos de semejante irrupción, mas cuestión tenían que no supieran resolver, que a nuestro favor, de dar respuesta adecuada. Y vista la seriedad, sino el apremio, del general, que era mujer, le rogamos que hiciera el favor, de exponer la cuestión. Y dijo que desde el año 2003, secta extraña se había formado en Israel, cual era a la vez, razón de serias inquietudes para el estado mayor, pues criterio no teniendo para saber, si era peligro que para la nación acechaba, delirio generalizado, o razón de creer. A lo que rogamos que expusiera la creencia de éstas gentes, lo que hizo:“Aunque es la historia larga,” comenzó,” intentaré ser lo más breve posible, sin olvidar los detalles principales. Dicen pues, que llegó alguien por aquellos entonces, que con pasmosa facilidad, jaque mate les hiciera a 200 asesinos, mandados, decían, por un tal Lo, que en América se encontraba, en prisión así mismo acusado de múltiples crímenes, que jamás había cometido, y que según lo que contaban, en relación estaba con este personaje, que algunos llamaban Jon y otros Sah, que algunos por mujer tenían y otros decían, que hombre parecía, hasta el punto que algunos sospecharan, que de extraterrestre se trataba, aunque sin más. Decían que se entendían por vías telepáticas, y dando por ejemplo de como ello sucediera “El silencio de los corderos”, donde todo estuviera explicado. Y que Lo, queriendo saber, si estos tipos inocentes fueran, en vez de mandar las coordenadas psíquicas, envió los individuos, que como buitres por los lugares rondaban. Fue ello razón de tal pasme, que unos a los otros mataran, que otros en pozos oscuros terminaran, que razón se encontrara para dar crédito al personaje, aunque no se le creyera. Contaba pues muchas historias, mientras al tiempo pareciera, que comandante en jefe de las tropas americanas, no solo, de una vez, la guerra contra Irak pidiera, más con señales obvias, a la victoria rápida condujera. Contaba mientras dormía, pues ausente al mundo parecía, que bien hubiera habido hacía años, alguien que Hannah se dijera, que hubiera sido quien Dios llamara, para juzgar a Israel, y preparara el camino al Messiah. Que ella muriera, y así esperanza vana, se hiciera de quien quisiera aún en Israel cobijar vida. Más bien viniera, dijo, pues aún vive, y por prueba de que es, bien viene, aunque en China la cobijaran. Y dio muchas explicaciones, de como Dios hubiera conducido a su pueblo por los desiertos, y producido grandes guerras, para traerlos de nuevo. De como la destrucción de la tierra era cosa cierta desde 1970, con grandes sellos de lo alto y de lo bajo, aunque de Dios jurado, que Israel se salvara, pues fuera poca falta suya, si contra aquello defensa no tuviera, que la maldad humana produjera. Como finalmente, y gracias a un misterioso personaje, toda desgracia se evitara, viniendo este a rendir homenaje a quién hubiera sabido, desde la altas torres de las realidades, guiar sus pasos por los infiernos, y así dar vida nuevo, a lo que estuviera condenado. Que habiendo llegado a este punto, solo se salvare, quien en este amor creyera, de quién sin Dios, pues este ausente, en Identidad toda realidad determinare, mientras quien la amare, desde los infiernos, faro vislumbrase, y así el mundo suspendido tuvieran, durante años, del imposible reverbor de un cariño, que era el halo, que guardaba las realidades. Y al gran espanto de muchos, algunos había, que a las evidencias no se rendían. Y mientras se explicaba, que el tiempo en otras dimensiones se decía, y lo que era, seguía siendo, y lo que fue, quizá ilusión, quién ya hubiera llegado, quizá todavía estuviera por venir, si era verdad. Y contaba el personaje, como tuviera insigne hermano, que a muerte condenaran, y como su madre, de pena llorando iba, que su hijo no fuera desposado. Y entre lo uno y lo otro, clara muestra daba, de que eran verdad, lo que las Escrituras contenían, si solo leer se supiera, y diera aún más explicaciones. Al tiempo daba prueba de grandes poderes, decían, que causaban gran espanto, y este se reía con ironía. Y cientos de historias, que ellos contaran, cada cual a su manera. Y que finalmente, el Messiah sí viniera, y quien otros Cristo llamaran, sobre la tierra volvería, si fuera El, quien fuera el mismo, y eso cobijándose para quien dudara, en cierta palabra que dijera: “Y yo estaré con vosotros hasta el final de los tiempos.” Mientras daba razón del Islam, quien en la Virgen se guardaba, pues dieron respuesta feroz, a quien envidia queriendo causar, por imponer religión, diciendo, que por envidia, Dios a ellos les diera, lo que suyo fuera, y ello santo, en esto se quedaran, lo que reconocieron los Cielos, y manto de la Virgen los cubría. Y diera razón del Taoísmo y otras religiones increíbles, cada cual con tal sabiduría, que ya no se sabía, a la cual mejor convertirse. Por lo que decidieron finalmente, en su propia religión quedarse, aunque ya no se supiera, si era por interpretarse, más bien distinta les pareciera, desde que escucharan narrar estas historias.” La Dra Shoona dijo entonces, que eran tantas las historias, que apenas cabían en memoria humana, más si más evidencia se requiriera, en algún seguro lugar, todas ellas se encontraran. Y fue por extraña coincidencia, de que entonces de 200 asesinos se hablara, también llamados los 200 soldados de la Allbright, que a nadie referencia hiciera, sino fuera, concluyeron los judíos, porque el psicópata cree inherente y toda suya “toda la inteligencia — que fuera el brillo, del que brilla, bright”, y pues justamente en estos días Consejo Internacional se tuviera en Cuba, con 200 médicos de todas las naciones, que ya dijeron, que si así seguimos, de médicos, hubiera dicho aquella, carniceros, y de carniceros, asesinos, no había nada más que seguir la lógica, que por el personaje se aprendiera, que se dijeran en Israel, que quizá el tiempo hacia atrás se iba moviendo, y de nuevo, en aquella constelación nos encontráramos, donde acontecieran tantos extraños sucesos, no fuera que los contaran, que ya en sí, bastante milagro era, visto el silencio imperante. Y así esta mujer, líneas refractadas siguiendo, sin creer, que semejante cosa, fruto diera, aterrizó a su gran sorpresa en Quito, a buena hora, y tuvo a bien, preguntar que qué se hiciera, ya que contra todo pronóstico, ahí había llegado. A lo que los pueblos, en silencio, más sonriendo, contestaron: “Si aquellos adeptos o adictos, de los que se hablaba, ¿de alguna manera interferían en los asuntos de Estado, o de la manera que fuera a las leyes del país restricción causaban de por su creer?” “¿Que se entendiera?”, preguntó la general. “Que de cierta manera, los organismos por muy pequeños que fueran, ya empresas u otros, por ley interna ciertas libertades del Estado restringían, lo que fuera ley. Mas siendo de creencia, en cuestiones de leyes externas no debieran tener derecho, y así quien obligara a otro de por creer, a restringir su libertad, si no era voluntad, en lo que concerniere la organización de su existencia, grave disturbio produjera, y ello de ley, secta se designara, y a muerte se condenare. Mas si a las leyes del estado se sometieran, y en ella se mantuvieran, no fuera creencia que en sí daño causare.” A lo que se giró la general, diciendo: “Mas que a las consecuencias se atengan.” Al gran asombro de todos, que de tan insigne manera, la cuestión resolviera, pues si era verdad, que dañina la creencia, contra el Estado se revolviera, y solo por las consecuencias, así misma eliminara, si el estado alerta se tenía, mas si no era, el estado enriquecía, y bien se viera, que sin querer, el Ejército de Israel con líneas refractadas se enriquecía, por no creer. Y si la llamó Caoba Obtuvo mucho aplauso de la asistencia, que de esas maneras y por fin, encontraba un digno representante oficial, llegado entre sus miembros, y así quizá, pronta solución se encontraría a lo que a todos preocupaba. Y la invitaron a quedarse con gran honor, y alguna medalla de plata. Con documentos múltiples que se rescataron de la Gran Cumbre de Jerusalén y que se producirán en su momento.

FBI: Los psicópatas en los diferentes sistemas de la realidad, El hombre del piano

Era de evidencia, que no podían ser menos los americanos, y aún sin noción tener, de todo lo que sucediera, con harta credencial su Embajada Oficial enviaran, siempre por refracción, ironizaron los rusos, que alguien nos acusara de estar al origen de terrible crimen, que en los Estados se cometiera. No irrumpan con violencia, dijeron los ecuatorianos, en la Cumbre, pues muchos documentos oficiales traen, y no fuera que se causara algún incidente diplomático. Mas tengan la bondad de asistir, que ya fuera que por sí juzguen, si a los honorables miembros de la Reunión, de algún crimen acusaran con razón.Y asistieron, por lo que se les rogó que contaran lo sucedido. Y llevando marca de una gran consternación, comentaron con cortadas palabras, como asesino suelto andaba por Miami, que un atroz crimen cometiera. ‘Es cierto,’ dije,’que buenos agentes sois. Más no os preocupéis.’ Y con flema inglesa les conté, que desde siempre los Cielos quisieran, que el asesino a su víctima encontrara, solo si en sus coordenadas se encontraba. Que había que en sus manos, sangre llevaba, más solo de aquel, que sin ley, de por crimen del alma, lo mismo hiciera, sin alterarse ni alterar los órdenes establecidos. Mas que el Diablo supiera, lo que cada cual llevara en sus entrañas, y así al que realizaba contra la misma intención levantaba. Y que no temieran. Y se les dio por tarea, de estudiar las películas del ‘Caballero sin Cabeza’ y de ‘La milla verde’, y otras, de las que se habían hecho profundos análisis, que conllevaban la solución de la hipótesis en cuestión, y así la salvación de toda América. Donde además se les explicó con gran detalle, cual fuera la derrota de los indios, lo que queda por explicitar, y como los americanos con gran fuerza de voluntad, y sin ya mucho entender, enviaban imágenes refractadas de toda suerte de símbolos en películas, por lo que grandes honores hubieran adquirido de por toda la tierra, aunque quedara por decir, que no era imaginación lo representado, y menos aún fantasía, más imagen refractada de complejos lógicos de una gran dificultad. Pidieron de saber, como una cosa con la otra se unía, y les dimos grandes explicaciones teóricas, cual fuera la síntesis: que el diablo se movía en la lógica llamada refractada, en la posibilidad que a & no a, es decir, en una constante negación de la identidad, que era posibilidad, porque sin tener identidad, real no pudiera ser. Que cuando el humano a las promesas vanas del diablo sucumbía, puesto que en el mundo realidad de por Dios hubiera, se movía en la lógica: siendo a v b (a o no a), a la par, lo que en lenguaje no se podía retranscribir que en un extraño idioma que fuera: “ligado por las características”, es decir: verde (que es color) o y a la par ver de (ver de alguna manera), que es viendo (derivado, por ver de raíz y gerundio), o andando, que es gerundio, que no es participio, o bien participado o al principado, que es Monaco, que está solo, de mono, solo en griego, que no es mono, de la selva, o bien de Guayaquil, mas fuera mono, de guapo, que es guaperas, etc … Este idioma, que es el propio a los psicópatas, es el que les da identidad, en ciertos ’símbolos’ recurrentes, puesto que otra identidad no tienen, y así ellos a ellos se llaman ‘Grant’s, pasta de dientes, dolar’, en una interacción simbólica que es el sistema lógico en el que se mueven. La llamada lógica arborescente. Tuviera alguien a bien el bajar a los infiernos, que no es nada más que un lugar, sin identidad, y pues no ‘real’, donde la identidad se preserva vagamente en esos códigos, tuviera bien que dominar ese idioma, si no quisiera perderse. Y descubrimos a nuestro gran desconcierto, que en el inconsciente, gran nombre de hombres guardaba líneas llamadas de interacción con el infierno, y no por condena ni juramentos oblicuos, sino porque la Virgen también en ese ‘idioma’ se guardara, mas no en contradicción a la Identidad, mas en complemento de Amar, que es de otra manera, quien llamamos Espíritu, en sus acepciones. Y así, en nuestro inconsciente cayendo, de cierto modo, en los infiernos nos encontráramos, ahí descubriendo, que quienes con el diablo alianza hubieran hecho, de por medio de suaves líneas fosforescentes, en el silencio se entendían. No era pues en exceso difícil, de organizar un encuentro ‘psicopático’, si a ello contribuía Lo, pues no hicieran, constatamos, sino lo que lógica más poderosa les impusiera. Mas descubrimos también horrorizados, que los hombres, las realidades de abajo negando, y burlándose de las de arriba, no ya alianza con el diablo no hicieran, sino de por si, ‘espíritus’ produjeran, que fueran la causa en sí, de la condena universal, en lógicas enrevesadas, que a los Cielos causaran espanto, pues aún diciendo, que siendo, aún en la posibilidad no eran, y así mortífero veneno a toda fe causaban. Si se entendiera, que toda realidad, de por el mudo preguntar de los ángeles a graves cuestiones se hiciera, a los que en silencio respuesta diéramos, aun sin llevarlo a nuestra conciencia, bien se entendiera, que un psicópata en sus dos reversos, no fuera quien a ciertas preguntas, vanas respuestas diera. Por lo que hubo que introducir grandes explicaciones para dar cuenta del hecho, que durante años, la tierra bamboleándose entre la perdición y su hipotética salvación, las líneas de vida con las muerte cruzadas, hasta el Arcángel Michail, en líneas psicopáticas se moviera, y si en justicia, muerte diera, aún por asesino en el mundo se moviera. A lo cual se dio solución por fin en el año 2002, a la gran alegría de la mayoría, de tal suerte que podía decirse y en justicia, que era el asesino, asesino, y que justicia se hiciera. Por lo que pudo realizarse la gran reunión de 2003, pues todas las líneas sujetas, no hubiera quien se moviera, si Lo, quien de ello se encargaba, orden no diera. Y quien en esta fe se guardara, miedo no tuviera. Lo que se resolvió de la manera siguiente: aun pretendiendo que una palabra es ella misma, cierto tono de voz conlleva, y ese tono, a su vez, cierto sentido, lo que fuera llamado ‘espíritus’, por los antiguos, pues hasta cierto punto, la voz no pudiendo producir que el sintético reflejo de lo que el inconsciente abarca, y es consciente. Por lo que si el tono solo se aísla, yendo atrás en la memoria, recordando qué dijera, ciertas asociaciones produce, las cuales si uno osa pensar, a veces, grandes horrores producen, y es de ley, que si uno sabe lo que sabe, en disociación entiende, que si esto a aquello fue asociado, este, en aquello se encuentra. Mas eso no fuera prueba evidente para las justicias de la tierra, en evidencia. Así que buscamos remedio, pues no es Diablo quien al Diablo engaña, de por medio de las líneas que bajo la tierra se encuentran, de engañar a los que en ciertas lógicas se encontraran, y jurándoles vida eterna (quien sobreentiende, en el infierno, y aún a ello no estuviera tenida), para que de la oscuridad salieran y produjeran evidencia, de que las cosas su lógica tienen, bien coordenada. Y precisamente aquellos, que durante años, semejante evidencia negaran, a ellos mismos trampa construyeran, para lo que construimos la hipótesis siguiente:Si el psicópata A, que es aquel que por nada, exige cientos o bien millones, porque dijo buenos días, aquel día, digamos, entra en una realidad *, la misma realidad dentro de la lógica que la gobierna, determina el comportamiento del psicópata, lo cubre o lo saca a la luz. Para lo que dimos el ejemplo del llamado complejo lógico del ‘psicópata del piano’, que sin determinar a la persona, significa el complejo lógica de la psicopatía en cuestión. Y ello a raíz del suceso en Inglaterra, que fue publicado por periódico ecuatoriano, y llegó en su momento a Quito, de alguien ‘que había sido encontrado en una playa, y no respondiendo a nada, llevado a un hospital, donde empezó a decirse que se tratare de un genio de la música, y por el que se hicieron pesquisas en todas las oficinas de personas buscadas, llegándose a pensar que fuera un músico checo o francés, de lo cual eco fue dado en toda la prensa inglesa, hasta que al cabo de cinco meses, la enfermera preguntó al paciente que si quería hablar, y dijo que sí, por lo que se descubrió que era un alemán, que había trabajado en Paris, y que era gay, y que aparte de dar sobre la tecla del piano incesantes veces, no sabía tocar el piano’ (doc 1):  que implica necesariamente, que cierto ‘espíritu’ inherente al paciente mantuviera en error a médicos, locales, y prensa, que es lo que nosotros llamamos psicopatía grave. Este tipo, en América, produciría un asesinato que matara a su equivalente social, y se rindiera a fin de cuentas a la justicia, mas en Europa, como todos moviéndose en la misma lógica de aclamar la virtuosidad inexistente por mejor cubrir peores crímenes, lo único que se logra, bajo los auspicios, que decíamos, del príncipe Harris de Inglaterra, es poner en evidencia semejante absurdo, sin que resalte en exceso o que alguien se escandalice. En este tipo psíquico, dice Lo, se han cometido 27 asesinatos en Francia y Alemania, sin que la policía sepa siquiera que se han cometido, pues apareciendo como desaparecidos. Y diéramos pruebas, si hiciera falta, aunque no las damos, pues siendo aquellos, quienes se negaran a la evidencia en 2003, y por consecuencia, espantosa refracción del espacio/tiempo causaran, innecesaria, solo por no querer llamar al tono espíritu, que es otra cosa, aun siendo lo mismo.Y dijimos a los americanos, que todo en silencio guardaran, pues no fuera, en exceso se ayudara, a los que mi muerte por dos veces causaran. En evidencia, se rieron, de mera hipótesis hablamos. Pues fueron aquellos además, los que gran ridículo obtuvieran, al pretender introducirse en ésta lógica mía, y así diciendo, que ella finalmente, causa de todo crimen fuera. A lo que solo respondiera, si es verdad, que en mi lógica verdad decís, así pues de mi lógica verdad deriva, y si verdad, ¿pues cómo crimen? Y si mentira, ¿cómo en ella os apoyáis para producir evidencia? Y se callaron, más solo por un rato.

Dra Kasten: El increíble gestarse de la realidad en las coordenadas refractadas: Grecia 1994-2003

Fue entonces que los americanos, frunciendo el ceño, preguntaron, qué quisiera decir: con los que la muerte por dos veces causaran, y si posible les dijera, desde aquella perspectiva, qué de la realidad viera, aunque no se lo creyeran. Y aunque tanto protagonismo hasta cierto punto me molestara, no fuera porque dijera la Dra Azin, y lo que quieran, cuenta tuve que dar, aunque ello en mente humana no cupiera, en imagen refractada, de lo que a mi entender sabía. Para lo que tuve que seleccionar algunos eventos cumbres, pues sino durante años aún hablando estuviera. Y les conté lo siguiente: que yo supiera desde que naciera, que nosotros a alguien estuviéramos destinados, y que ese alguien, yo sabía, en la lejanía se encontraba, y grandes dificultades a mi existencia había labrado, antes de que yo naciera. Pues dijo que solo en amor se rindiera, si solución se daba al nombre de Israel, que era mucha encrucijada. Y yo en ello creyendo, mi existencia organizaba, aún sabiendo, que casi imposible fuera, y aún más, cuando Hannah muriera, encontrándome yo por aquellos entonces en Lübeck y así sabiendo (1982), y dijera entonces aquella, sobre las otras tareas ya mencionadas, que si esta no volvía, vivir no quería. Fue así que yo supiera, que solo sobre las cumbres de los más abstractos pensamientos solución se encontrara, por lo que desde mi juventud, mi interés solo a la abstracción se dirigía, aunque la muerte acechara. Consiguiera tras múltiples erráticos intentos que la oposición causaba de destrozar mi existencia, llegar a Paris, gracias si pudiera decirse a quienes en Bogota, Colombia, se encontraban, pues un halo de resurrección llevaban, que abriera nueva esperanza (1984). Y en Paris, sin mucho esfuerzo, al cabo de dos años demostrara, que la ciencia errónea, si del principio se partía, que a los sentidos solo un ‘moviente’ aparecía, y que así la Identidad, fuera en física el concepto del punto o unidad, fuera de los sentidos se encontraba, por lo que necesario fuera, encontrar agente, que aquello en concepto posible hacía al entendimiento. Mas se rieron. (1989) Por lo que necesidad fuera, de construir metafísica entera, pues ellos ya sabiendo, dijo el Sr Dumas, que certeza de la ciencia no salía, y así les dije al final: si fuera cierto que la Identidad rigiera la ciencia, fácil era de reconocer que la Identidad no fuera otra cosa, sino la lógica retranscripción de quien en el AT, ‘el que es, fue y será’ se llama. (1992) Mas en el hilvanar de la locura, poca atención prestaron, siendo el decir nada más, cuestión de gloria personal, y no queriendo admitir, que las verdades firmadas van, de evidencia. Y viendo que poco camino había, de reconocer razón, y la muerte rondaba, acusaciones ya se hicieran por aquel entonces, de sectas, tiranías, locuras y terrorismos, por lo que fuerza era, puesto que además, transacciones imposibles me pedían, de conceder gloria, que no quería, a cambio de que traicionase a quien más quería, de ir caminando a Jerusalén, así de lejos percibiera, con otra excusa, a quien nombre no tenía. Y fue. Mas ya sabía, de nueva palabra fortalecida, que si ellos la razón rechazaban, en la sinrazón caían, lo que era y lo sabía, definitivamente morir, y cruelmente. Y meditando en el Mar Muerto, cerca su presencia estaba, ‘a muerte’ yo decía, mas ella dijera ‘ y si se pudiera…’ ‘Implicaría le dije, a la muerte dar nombre, bajar a los infiernos, en la locura bañarse hasta saciarse, y en ella, razón encontrar, si se pudiera, para oponer a su locura, nueva locura, en espíritu de Dios bañada.’ ‘Pues que sea,’ contestó, pues era siempre fácil, que yo decía, de esas maneras cargar sobre mis espaldas, imposibles tareas hercúleas, mientras aquella presencia, de lo alto, el mar contemplaba. (Febrero, marzo 1993). Mas accedí. Y así comenzó un largo errar por desiertos de azufre y de muerte, con largas historias, de las que algunas cuenta diéramos, y otras, nombre siquiera tuvieran. De las cuales las principales, aunque en símbolo fueran: que asociando la seducción a la muerte del alma, hiciera como si a quien amara traicionara, la mentira amando, que era, quien barra ponía, entre aquello que anhelaba y su realización, pues amándola la conocía, y conociéndola la destruía, y así haciendo ’san na’ (como si, en griego), a tierra echaba, quien al origen de nuestro morir estaba. Y le dije a Cristo: “Si tú, de muerte del cuerpo moriste, yo muera del alma, y tú nueva vida me dieras.” Y signo dejó, de que así fuera, y tembló la tierra, y se escuchó una voz que dijera: “Ve, y yo te enseñaré a amar.” Mas yo por aquellos entonces no creía, que voces de lo alto se escucharan. Fue, que a ciegas me fiara, y alto poder de los Cielos me dieran. Y así, al no llamar la Identidad, Identidad en Francia, primera muerte me causaron, que hubiera sido innecesario, juzgaron los Cielos. Aquello aconteció en Estambul, Turquía, en noviembre de 1993, pues era Turquía lugar donde aún quedaban los vahos de San Juan y la Virgen, que en Efeso se durmiera, y por ello gran protección de los Cielos había, por lo que Turquía gran renombre de los Cielos adquiría. Y llegamos a Grecia, tierra única donde asilo concedieran a quién a muerte condenada, en la casa aquella de Malamatula Tzelepi, quién en el silencio aún, con los ángeles hablaba, y no hubiera manera, de romper palabra, que ella diera. Y se iban resolviendo los enigmas, y nuevas palabras se dieran, a lo que del Cielo y del Infierno, como los espíritus en Constelaciones, pseudo-identidades se decían, y muchas más maravillas, que sacudían, aunque no lo supiera, los fundamentos de la tierra, pues era cierto, aunque no me lo creyera, que la verdad en palabra y en fe, los mundos movía, y yo ahí estaba, aunque no me lo creía. Y así pasaron los años, de maravilla en maravilla, nuevos horizontes abriendo, eso sí, con gran disimulo, no fuera que se enteraran, los que la tierra a atroz muerte condenaran. Y se desarrollaron nuevos idiomas, del silencio paridos, con gestos, señales, y el mudo reverbor de la presencia, y las naciones todas asombradas, a aquel aleteo de la esperanza se sometieron. Ya no fuera extraño, que dijimos, si hasta las ovejas hablan, y los rayos y los truenos, de la cólera de lo alto se generan, y estábamos satisfechos. Mas fue ahí, que al gran asombro de todos, cosa extraña sucediera, y es que con Hannah, quien en los tejidos del inconsciente se encontrara, en Jerusalén, viendo aquella que posible fuera, su misión sobre la tierra realizar, por indicación de la Virgen, que ahí se encontraba, viniera a sumarse a los tertulios griegos, y Juicio Final en los infiernos organizara, ‘y quien ame, aunque sea tarde, a nueva vida venga’, y así se hizo. De los Cielos ya conmovidos, voces se escuchaban, aunque nadie se creyera que de los Cielos provenían, y así dijera el Cristo: ‘Padre, ¡nos están haciendo la competencia!’ Y Aquel sonreía. Pues en lógica refractada, a los Ángeles yo decía energía, que eran frecuencias, y al pronto así se hacía, que los ángeles en frecuencias se convertían, y así dijeron los Cielos, en francés: “Elles ont laissé Dieu tout nu comme un ver” (Han dejado al theous -Dios- todo desnudo, como a un gusano). Y El decía: “Tú déjalas, a ver lo que pasa”, entusiasmado, que alguien con tanta obstinación contraria le llevara, pues la tierra con tres sellos a destrucción condenada, aún dijeran: “Y si fuera …”Mas veían los Cielos que de horror en espanto, tanto dolor humano no cargara, pues era sin Dios, a quien ‘como si’ renegara, quien de nuevo cargase con todo pecado mortal, y dijo el Padre: “Ven, que yo cobijo te diera.” Mas le pegué dos gritos, y le dije, pues no sabía quién era, que qué tan pronto hacía, con muerte amenazándome, que yo por muerte, muerte del alma entendía, y de ésta no renegara. Lo cual gran sorpresa causó, que yo en semejante idioma me encontrase, y nuevos tertulios se hicieron, sobre los Cielos. Y la lógica estudiando, en la que yo me encontraba, que era doble hipótesis, y en doble muerte me encontraba (death in utter death), renegando del amor, de un lado, como si, y de la Identidad del otro, como si, de Dios Padre, lo cual sobre el año 2000 aconteciere, y por causa de nuevo, que Francia y Alemania a harta evidencia no se rindieran, los Cielos concluyeron, que en ella, esperanza cupiera, y así la Madre a Cristo dijera, de ti mismo reniega, como si, y aquella lógica aprende, que a dos, que sois tres, quizá nuevos cimientos dierais a la tierra, sin destruirla. Mas era de evidencia, que a toda prisa, lógica no se aprende, si de la nuestra renegamos, y así terrible error de los Cielos se cometiera. Pues decía yo, construyendo hipótesis, que si de la presencia aquella que en Jerusalén encontrara, halo de amor eterno sobre la tierra construyera, quien al halo se tuviera, en vida se mantuviera. Mas era de hipótesis, pues yo sabía, que la presencia aquella, en otra lógica se movía, y amor solo posible, si ambos en la misma lógica viven. Y Cristo precipitado, ante lo que nueva vida parecía, la hipótesis confundió por un momento con estrictas realidades, y así orden dando a aquella misteriosa presencia, pues a El todo poder sobre la tierra y los cielos, materializara lo que solo en hipótesis causa de gran espanto fuera, para que los hombres se arrepintieran. Y viendo que ello se hacía, con gran horror constaté, que el Universo se rasgaba: “Señor,” dijera, “no es a ti de cometer errores, pues siendo del Cielo error, el Universo entero condenare.” Y a toda prisa se hizo Consejo, debajo de un árbol, en la lejanía, al que asistieron solo Dios Padre, Hannah, el Cristo y yo, en el que se buscaba quién de semejante espanto causa, y se sumó la Virgen, con aquella arrepentida y bien confusa, que de todo el desbarajuste causa, y me reí, y dije: “Llévesela, que sobre ésta falta no recaiga, pues es mujer, y pensar no sabe.” Mas que rápido elucubrase, como materialmente convirtiera órdenes, a los Angeles de la muerte dados, en la ruina de la economía mundial. “Y que piensen…,” dijo el Padre. Pronta solución se diera, mas ello de difícil comprensión, siendo en breve que de una vez se realizara lo jurado, que el Cristo su novia encontrara, que ya estaba, cuando para El en la realidad cabida no había, que los que los llamados musulmanes, con el manto de la Virgen, en el Pakistán guardaban. Y ello posible, en lógica refractada, que era la mía, y de una vez realizado, lo que en hipótesis se guardaba, con sello suyo, ‘It is done’, proclamaron los Angeles, una lógica a la otra sobreponiendo, la suya sobre la mía, así los Cielos de nuevo se cerraran, y el mundo a la ruina general no sucumbiera. Y Hannah fue condenada, pues ella fuera quien al Cristo indujera, a sellar con realidades lo que en mera hipótesis se encontraba, a restablecer la economía china, a toda prisa, y que se atreviera a no conseguir tamaña hazaña, que fuera, dijeron los Cielos riendo, más fácil resucitar que arreglar semejante tinglado, y así se lo creyera, que de los Cielos nueva vida le dieran. Y al Cristo el Padre ordenara, que en la muerte se adentrare, refractada, y así la causa estipulare, de lo que fuera al origen de su error, “Si eres hombre,” dijo el Padre, “en aquel mundo te guardes, donde esta durante años se encontraba.” Y así fue hecho, mas a mi me enviaron a Jerusalén, y que allí de una vez se dijera, lo que ya el mundo sabía, mas sin saber. Mas ya sabíamos que allí solución no se encontrara, pues aún había, que la causa de divino error siendo, los tejidos de las realidades desgarraban, con la mirada. Y habiéndose llegado al acuerdo, pues aquella en Jerusalén, acuerdo dando, que aún siendo, quien de eternidad por mi fuera, y Hannah resucitando, toda palabra cumpliera, que la entregara, refracción se causara, y yo a otro lugar me fuera, por ver si mientras tanto esperando, lo que el Cristo como nueva trajera, palabra diéramos en la que se guardara el mundo, mientras atendíamos. Y así se hizo.Se pidió pues asilo para quién yo fuera, lo que gran nombre de engaños implicaba, a aquellos que ni en potencia, a semejante historia se rindieran. Y asilo fue concedido por la Dra Azin, quien dijera: y aunque verdad no fuera, con la historia me distrajera. Y miles de historias, que en su momento contara. Mas no dieran a semejante cuento, los Cielos sello de Verdad, sino figurada, tras grandes transacciones restableciendo órdenes universales, pues ellos dijeron: “Si tú lo quieres.” Y contestara: “Que Verdad solo la suya, que favor hiciera, y en tamaña contradicción no cayera, y si placieran, fuera mi cuento sendero, quien a El nos condujera, y si El así lo disponía, cuando sobre la Tierra volviera, ya dispuesta, sello pusiera, pues siendo El, quién toda Verdad dijera.” Y accedieron, tras haber con harta risa, bautizado nuevo Dios, que ellos llamaran “Sanna” (Como si, en griego), pues es, si es Dios, como si lo fuera, y ahí se quedaron. Etc. Etc. Y que no se entere mi madre, decíamos, que le da un pasmo. Por lo que quedara, que la insigne fövejs de Jerusalen, explicara de una vez, si ya pensaba, como a punto estuviera, de arruinar el mundo entero, que el Cristo dijera, a qué conclusiones llegara, tras dos años en realidad refractada, y que fueran ellos quienes lo contaran, si quien escuchare hubiere. A lo que los americanos dijeron: “Que cierto fuera, que buena película se hiciera, con esa historia, mientras comprender intentaban, como aquellas, ni de imaginación ni de representación, más complejos lógicos ordenaban.” Y se les dio a estudiar, por algún trabajo que hicieran, las películas “El gladiador”, “Boy’s don’t cry”, una que sobre el tiempo hablaba, en la que hacia atrás se movía para arreglar algún entuerto, “Gossip”, y otras más, y que de razón establecieran, como en evidencia aquellas ya decían, lo que yo contara, sin que ellos sistema racional tuvieran, que las contuvieran, por evidencia, dijeron los Cielos, que de alguna manera, las cosas se interrelacionaban. Y se quedaron satisfechos en América, aunque claro, a ello crédito no dieran.

Las profesoras y asistentes del Kinder de la DSG: un poema o el enigma de la hipótesisAunque no me lo mereciera

por exigencia del pueblo de Quito, 24.08.2005

Y fíjate que te encontré en aquellos sueños,/ donde es el sendero de la noche más vivo/ que aquello que llamamos realidades.Cuando Francia, el cóndor, acechaba con muerte, / y tejía trampas entre las enredaderas del entendimiento,/ que como telarañas de sangre virgen a golpe de trompeta / desahuciaba el alma: y solo la angustia / barría espanto, entre las callejuelas de lo cotidiano.Quién supiera agradecerte en la hipótesis de que tú fueras, / pues siendo quien eres aún sin nombre a ti misma / desconocida, en el reflejo de quien seas / apenas a ti misma reconocieras : que dijeras / que en los ensueños de las realidades, quien sabe a cada cosa dar nombre, / y si es, porque es, y quién supiera, / y si no es, porque pudiera, y cual belleza / de imaginarse tejido hilvanado, que las realidades enteras abarcase, / y diciendo, que si no fuera, aún era, / pues si de ello la mirada se prendiera, sentido diera / a ciertos complejos laberintos. / ¿Quién fuerais, dijiste, para asesinar con la mirada / el halo suave de un cuento arrancado a los torbellinos? Te di un nombre, por evidencia, de que nombre solo obtenemos / en la sabia estructura lógica de una enigmática respuesta / que nos traen ángeles de las entrañas a cuestiones de vida o muerte, / pues ved, ya dije, levantándome de entre los escombros, quien derrota obtuvo para Francia y Alemania / y solo con mirada queda, del Diablo la vergüenza / supo sacar victoria. Qué no fuera amar, sino eso mismo, / que saber que del hilo suspendido de una respuesta, / aún puesto cual mariposa en otros labios, / por no resaltar evidencias /  (más yo supiera de donde proviniera), / dependiera la posibilidad misma de dar a la existencia, vida. Más claro, me dijeras sonriendo, como si tener suspendido el mundo, / guardando, eso sí, las apariencias, del irónico reverbor de los labios mudos / no fuera suficiente para colmar las esperanzas de aquello que anhelamos, / ¿qué tanta hipótesis y tanta abstracción obtusa? / ¿Acaso no me tiembla el alma de ver aquello que pudiera / dar fin al desasosiego? (Y es que esas cosas no se dicen, / me dirías, aún insinuando, que bien se pudiera …)Quizá por ello. Más mucho veneno acecha. / Y en tu propia lógica física, si dijeras: / que no sea jamás, pues ahí muriera, / y yo de aquí hipótesis socavada me inventara, / que aquello a muerte condenara a quien más amara, / ve, de Francia el aleteo absurdo : pues que entonces sea, / y a ellos por ese instante, todo poder dieras, / a mi te trajeran, si es que así se debiera. No es el camino que ama, nada más, / que la realización coordenada, de la lógica que nos rindiera, / que fue: ¿qué ella dijera? Pues así sea. / Aunque no sea — pues a ella demasiado dolor trajera. / Si de ese engaño sutil, senderillo supieras abrir, / lo que tan lejos pareciera, del segundo al primer sueño caído, / en evidencia, difícil no fuera.

La Dra del Turbante o Dra Mendoza: Intercesión por Francia, la psicopatía GL

Así pues se rogó con insistencia, diera voz a aquellos personajes, y así se supiera en fin, si solución se encontraría a tanto enigma. Y fue desde Jerusalén, siguiente idea: “Que yo, (por ella), gran plan económico desarrollara, de la siguiente manera: Hiciera una compañía de seguros, más sin nombrarla, que asegurase solo una cosa, que era el dinero mismo. Pusiera dos membretes, haciendo alusión somera a la posibilidad de un flirtaje, y yo nombre usurpara a quién de renombre, pusiera: Alberto de Monaco y Elma Rothschild, en el encabezado de un panfleto, con insignias doradas y moradas. Y en francés dijera: “Assurez l’argent en liquide, en Chine.” Y pusiera el nombre imaginario de un director de Banco, que era (no sé por qué) de la BBVA (Banco de Bilbao y Vizcaya), en España, y que éste orden tuviera, que todo dinero que en su Compañía se invirtiera, a China enviara, a una cuenta en Shanghai, a su nombre solo, y luego orden diera, que todo el dinero, en la nada desapareciera, con orden a Shanghai que todo el dinero en un algún oscuro lugar, en Cantón, desapareciera, sin que se supiera, dónde.” Y ese panfleto repartiría por el mundo entero, a los bancos y bancos nacionales especialmente. A lo que se quedó pensando, que en toda evidencia, mujer semejante genial idea teniendo, nadie le hiciera el más mínimo caso, pues a la mujer, por nada la tuvieran en estos mundos. Y se dijo, que si a alguien sedujera, yo el papel sobre la mesa dejando, para por mi haciéndose pasar, el plan en marcha pusiera, y como él no supiera, si de valor o no, vagamente indujera, que identidad falsa adquiriese, y así, si alguien reclamara, sobre la nada se estrellaran, y si de verdad funcionaba, en todo caso, una segunda vez lo intentara, y esta vez, en vez de mandar el dinero a su cuenta, a la suya propia lo hiciera. Habiéndose hecho un cálculo de las probabilidades, de que resultara al plan, se llegó a la conclusión que dos tercios de la fortuna mundial, en efectivo y en valores, aterrizaría en China. Entonces, para dejar suspense, se dieron los siguientes elementos para comprensión del fenómeno: que de hecho, el BBVA había lanzado en 2003 (agosto) un plan de inversión, según el cual si alguien invertía con una cierta cantidad, se le daba el beneficio resultante de las cinco mayores empresas en valor en Wall Street, al cabo de un año o dos, independientemente de donde se hubiera invertido la cantidad. Seguidamente, fui a Francia, donde un encontronazo informático con un ordenador Rothschild, (enero de 2004) se produce al mismo tiempo, en el que me estoy imaginando la creación de un Estado, inspirado en Monaco, llamado, Estado Eric Baron de Rothschild. Se busca el aislamiento del ‘virus’ que hubiera permitido la pérdida de dos tercios de la fortuna mundial. Y si le llama GL. Y se resuelve de la siguiente manera, contando la siguiente historia (gracias a la insigne Dra Mendoza o la del Turbante): “Si Eleonor d’Aquitaine, casada con el rey de Francia, en leyes, que no permiten el divorcio, es repudiada, y se casa con el rey de Inglaterra, donde el divorcio es ley, entonces todo hijo d’Eleonor es al tiempo hijo del rey de Francia, en la ley francesa, e hijo del rey de Inglaterra, en Inglaterra, por lo que en evidencia, según la ley francesa, es rey de Inglaterra, también rey de Francia.” Ahora, si dicen los ingleses, que es suya Francia, de ley no es (dice Juana de Arco), pues solo según ley francesa, y tú inglés, que es de otra ley. Y si dijeran los franceses, aquel no es rey, de gracia, dijeran los ingleses, por ley tuya, soy. Así pues, quiere decir, que si el rey de Inglaterra dijera, rey de Inglaterra soy, y además de Francia, tuviera que decir, según la ley francesa. Y se construyó la hipótesis, de un caballero, que fuera el insigne Franck Leurent, representante de la Casa Real Inglesa, en Francia. Lo que quería decir, que se construía un hipotético terreno donde yo estuviera, pues a la par de acá y de allá, y materializando la posibilidad de que se aislara el virus que la ruina general causara. Y así aparece lo siguiente: “que en Francia es creencia de decir verdad por imaginación, y así los mayores horrores divulgando, si alguien dijera, ¿cómo fuera? aún dijeran, broma estuviera haciendo.” No hay criterio que permita de discernir, lo que de verdad o mentira, y así todos los títulos y valores en pura imaginación se encuentran y encima pretenden que ello fuera: verdad universal, y para todos. Lo que produce, al gran asombro de todos, discernimiento claro, de lo que es del alma, y que del cuerpo, lo que de identidad, y lo que en amor identidad guardase, lo que es de ley, y de qué ley, y así que verdades universales no hubiera, y consiguientemente que el lenguaje de mujer, otro lenguaje fuera. Lo que conlleva muchas más historias. Pues ésta estando ligada, a la llamada hipótesis del travestí, que era, que si la ciencia a tanto pretendía, que al hombre en mujer convirtiera, si era y era ley, puesto que se hacía, si de dos características, además sexuales, mujer hacéis y entendéis, ¿cómo pues si cantante travestí israelí concurso de canto ganara, al final dijerais, pero si es travestí? Y además en la hipótesis del llamado OV, que por Daniel se hiciera pasar, pues pretendiendo, que si español hablando, siendo nuestro el español, quién fuera descendiente nuestro, en el hablar, de nuestra descendencia se dijera. Lo que no es verdad.En fin, que todo ello, aún de mucho pensamiento requiere, más sépase, que mientras tanto, el Cristo salido de los infiernos, siguiente respuesta daba: Que desde los comienzos, es decir, desde hacía tiempo, petaloudios y fövejs, parte de la creación eran, y así lentamente, cobrando realidad, de una lógica de alas cortadas, o así llamada, se pasara a una lógica de seis alas, cual paso en el transcurso de la humanidad se diera, cuanto el Neandartal se muriera. Y qué de ello imagen reflejada quedaba en los pueblos de Asiria (petaloudios) y Egipto (fövejs), siendo Israel campo intermedio. Que ello en secreto se guardaba, y solo supieran los que supieran, para no causar escándalo, a quienes comprender no pudieran (e hizo grandes explicaciones sobre la tribu de Benjamín, cuya piedra era roja y blanca). Mas siendo de ellos imagen, en su llegada a la tierra, Jacobo por los petaloudios, y llamada Juan por las fövejs, y de ello prueba diera, dijo, aunque el nombre se alterara, que jamás, por reputación no fuera, a mi Madre, en manos de hombre la dejara. Diciendo además, que el día aquel, cuando a la muerte se enfrentara, solo dos, vida eterna obtuvieran, mirando que muriera, y era Juan, y era su Madre. Mas vio que Jacobo, vida eterna no obtuviera, pues dudando, y tentado, se dijera: “yo pudiera”, y al tiempo su lugar usurpara, y todo porque enfadado, entender no quería, por qué él, en castidad esperare a que El volviera. Seguidamente, las personas de Jacobo y Cristo, en tradiciones se confundieran, y hubiera quien dijera, que eran ellos, Cristo petaloudio era. Y así gran trastorno se causare, pues no solo, cabida no hubiere para que Cristo volviera, pues no dijo, es en sí la castidad santa, mas a ti, en castidad guardara, hasta que vuelva. Y dio grandes explicaciones sobre la evolución de la historia en estos parámetros, diciendo finalmente, que era el virus que lo devoraba, sin que respuesta se encontrara, aquellos que decían: “pues si Cristo era petaloudio, que yo lo sea, y así de él imagen cobre.” Porque eso implicaba que la falsedad que Cristo fuera lo que no era, determinara en comportamiento de identidad, a quién en sí, imagen de Cristo llevaba, para que aquel en la mentira de un supuesto, aún pretendiera, que aún no siendo, lo fuera y por ello, a la divinidad pretendiera, y encima guardando la imagen, de lo que el mundo impusiera, y así pretendiendo a petaloudio, pues asi, a Cristo semejara, se casara, hijos tuviera, por guardarse en apariencias. Que es: doble negación y guardando las apariencias. Que es a su vez, concluimos todos, lo que causaba que algunos, en ésta lógica, pretendieran, que a ellos se salvara, y así la muerte de aquellos justificara, que muriendo o asesinados, y quién supiera, órganos cedieran, para que éstos vivieran. Lo que se llamó la espantosa mafia de Zatini (pues quiere satin: algo que se pareciera a la seda), y éstos encubriendo, encubrían la pedofilía y otros horrores, pues medio no había, de detectar de donde provenían. Y pues consiguientemente, ruina se preveía de Francia y Alemania, ya que fin no ponían a semejantes aberraciones, y otras aún peores. Para lo que se contó a los americanos la historia del astronauta, que en el Challenger, aun sobreviviera, cuando aquel explotara. Y otras historias, de las cuales se dará cuenta en su momento. Con lo cual se puso de espantosa evidencia, que el pensar horrorosas consecuencias traía, y que no construir defensa contra quienes de aquella manera lo santo envilecían, muerte trajera, tanto al uno, como al otro. Y se dijo, que pues, cada cual con rapidez, su pensar determinara, no fuera que lo devorara, el fin. Y sobre Francia y Alemania se alzó una nube de graznidos, de pájaros negros en turbe, anunciando una muerte segura. Sin intercesión, ésta vez, pues dijimos, quién por esto intercediera, razón de muerte fuera. Y se salvaran solo, los que en Franck Leurent reconocieran, el insigne súbdito de la Casa Real Inglesa en Francia, o quienes a la bandera americana clavada sobre ambos países, se sometieran. Etc.  (26.08.2005)

La Dra del Hierro: La Victoria de Cuba o el himno en la sangre

Habiendo así demostrado, en hipótesis todavía, cuanto tuviera que ver la teología con la economía y la organización de las sociedades, si en filosofía se decía, hubo quien ya desesperado, solución rápida exigiera para organizar las realidades. Fácil es, dijo la Dra Azin entonces, que cada cual, crea lo que creyera, y a las leyes se sometiera. Más esto, los hombres no entendieran. A lo cual, las señoras, gran concilio tuvieran, pues se dijeran, si ayuda no obtuvieran, ya hombres no cupieran. Perfecto. ¿Cómo se les explicara? Pues empecemos con contradicción, a ver si aquello lo aclara. Y dijo la Dra del Hierro, por ejemplo: “El himno en la sangre se lleva.” “¿En qué sangre?”, pregunté, “pues si es sangre material, en ella poco himno entrara. Será pues, sangre, símbolo o imagen de otra cosa.” Lo que implicaba, que era sangre, esto y otra cosa. Lo que significaba que a, siendo sangre, igual a a en A y a b en B. Y así se distinguieron los dominios en lógica simbólica, para empezar, diciéndose que hubiera tres dominios A=la realidad de los sentidos, B = la realidad simbólica, C = la realidad psíquica o espiritual. De tal forma que a siendo a, era a la vez non a, o b, siempre y cuando, a de A y non a o b de B o/y C. Pero en ese caso, se causaba disturbio por decir, a & non a, aunque en A y B o C, de tal forma que se decidió, que para que a siempre = a, si todo en palabra pudiera decirse, y solamente bajo ese principio, entonces la sangre, siendo sangre, el himno en alguna sustancia se materializase que tuviera las características lógicas del himno, y así “el himno en la sangre se llevara”: A la cual sustancia se dio el nombre de alcaparra, en honor para empezar, de quien semejante elucubrio hiciese y por fin, fin pusiese a tantos años perdidos en falsa transubstanciación, que era lo mismo, y para que constase que siendo verdad, la lógica la realidad alterase. Y así definió la Dra del Hierro, los principios de Identidad, que desde ahora rigieran toda lógica, si sentido queríamos dar de nuevo, a las realidades.Principio de Identidad: a=a (a sí y solamente a), y a=non a = (a(A) y non a(B)), y a=b = ((non a entonces non b) y (non b entonces non a)), es decir, definición de la identidad en identidad, definición de la identidad en dominios (con la misma palabra, en diferentes dominios, diferente sentido, aunque relación establecida según cánones por definir), identidad en esencia, según la cual a es algo, solamente si lo que implica sea en lógica espacial (Aristóteles) o temporal (lógica simbólica), es a la vez causa de lo mismo. Restableciendo de estas insignes maneras la lógica aristotélica dentro de la lógica simbólica, sin la cual, la última, invalidada quedaba. Además de abrir la lógica a los dominios, lo que implicaba algo más, que América descubrir, y así se llamarán para toda eternidad los Dominios de la Dra del Hierro.Principio de no contradicción: (a entonces b) entonces (non a entonces non b),y  (a & non a) entonces (a = non (non a) y (non a = (non) a), y (non a entonces b) o (a entonces non b), que son las definiciones de las esencias en la consecuencia.Principio del tercer excluído: ((a o non a) entonces b) = (a entonces b) y (non a entonces (non a entonces (b o non b))y no es válido, concluyeron por unanimidad: “(a o b) entonces c si (a entonces c) o (b entonces c)”en consecuencia: si en las leyes vigentes v entonces v = v, y,  f entonces v = v, entonces (non a entonces a = a) y (a entonces a = a), sí y solamente sí (non a entonces a) y (a entonces a) entonces non a = b. Lo cual implica que para toda realidad física hay una realidad simbólica y/o psíquica.Llegados a éste punto, se analizó con detalle la naturaleza del conector ‘no’ o así llamado, llegándose rápidamente a la conclusión de que no podía tratarse de un conector, puesto que siendo lo único que siempre pudiera ir con un conector, cual no estaba en la naturaleza de los otros conectores, y que además el no, podía negar incluso los principios y persistir con sentido, en frases simples, donde no conectaba absolutamente nada. Por lo que se dijo, que no, no fuera conector, sino principio de libertad, de tal suerte, que el principio moral, se encontrase en la lógica, y así se resolvía de una vez, que era SUJETO el que afirmaba o negaba, y no hubiera verdad que en si se determinara, mas solo porque el sujeto a ella se inclinaba, y con las consecuencias cargara, que de cada afirmación resultara. Y entonces se constató con espanto, que una vez el no, no de negación significando, y pues de realidad, no ya de voluntad, fácilmente se distinguían dos, a saber el no, de no hay aquello, y el no, de no es aquello. Y pues que habría que distinguir entre los dos, pues el uno de esencia realidad afirma o niega, con lo que ya criterio claro se estableciera, de lo que en realidad era o no era (es decir, dependiendo en verdad del verbo ser), y lo que en algún lugar se encontrara, aunque fuera conceptual o imaginario, que en aquel lugar esencias no caben, que fuera que hay o no hay (dependiendo por lo que se definiera, del verbo haber). Lo cual causaba grandes perturbaciones, pues no siendo lo mismo decir a & non a, en ser, o decir a & non a en el verbo haber. Y al primer no, con sorna, se le llamó conector, aunque del Hierro. En ese momento, se dejó por tarea, que se estableciera, que de verdad en haber y que en ser, lo cual necesitaba de mucha elucubración, por lo que se cerró la sesión, que aplaudía con entusiasmo la solución que la Dra Hierro proponía. Eso sí, dejando constancia, de que era América de A (América del Sur), y Rusia bajo sí guardaba, B (Asia) y C (Africa), para mejor visualizar la problemática. Y así se terminó el día, cantando cada cual su himno en su corazón y a alta voz el himno ecuatoriano, y se festejó ese día.

Batalla de Quitoypon: Prueba de la inconsistencia de la lógica simbólica, y su consistencia en la ley dicha de S Kasten, y justificación de la inconsistencia en la lógica Elma/Azin

Aunque pareciera poca cosa, y por prueba de que la lógica no era nada más, que el sabio mecerse de las respuestas a cuestiones vitales, se puso en evidencia que la Dra del Hierro, con su aportación, no hacía nada más, si era poco, que salvar a los hombres, aunque fuera en apariencia, dijo, pues ya desesperada, y respondiendo a los reclamos de algunas, que intuitivamente preveían, que si así las cosas seguían, hombre no quedare, con el que pasearse de un malecón al otro. Pues era de evidencia lo siguiente: que si rápidamente no entendían, lo que era del sobreentendido y a muerte condenados estuvieran los que en muerte petaloudios se llamaban, si aquellos en confusión, y por creerse lo que sobreentendidos transmitían, a muerte también condenados, morían, ni uno solo quedare. Lo que causó gran amargura entre las mujeres, aunque cierto era, que muchas ya muy hartas estaban. Y además, decían, no entendéis, que por muy mentira que fuera, en ésta historia, solo mujeres actúan, y si fuera verdad, ¿acaso no comprendéis, que de tanto salvar escollos, estas mujeres tan alto poder obtuvieran, que solo de un gesto, la tierra entera dominaran? Y bien se lo merezcan, dijo entonces la sra Monascal. “Pues, en toda evidencia, ya hasta piensan aquellas,” dijo el Padre. Y no se suponga que el Padre, en desprecio tuviera a las mujeres, más sabiendo, que la mujer, de otra manera ‘pensando’, no en lógicas horizontales, sino en conexión intuitiva, se les hubiera dado, mientras a los hombres esperaban, que en lógica también pensaran, y así de una vez vieran, lo que antes les impresionaba como siendo orden del mundo, no ser nada más que un complejo, de absurdas reflexiones. Y que pensaran ellas …La solución de la Dra del Hierro, se resumía a fin de cuentas de la manera siguiente: si había leyes, aunque parecieran falsas o contradictorias, al ser leyes, de por el mismo nombre, en ley se guardaban. Que si al ser de por el nombre, fueran al principio de identidad, cual ellas definieran, sometidas, y así las leyes, de hombre, a ellas en principio sometidas, no fuera sino en apariencia, vigencia tuvieran. Mas ello implicaba, Señora, que los hombres mera imagen fueran, que se paseara, y en realidad, toda legislación y poder, sobre las mujeres recayera. Lo que causó gran estupor. “No es,” expliqué, “salvar, si no fuera que solo se quieren salvar las apariencias, posible, justificando el error, que aquellos cometieran, pues si es justificar nobleza, de por nobleza empero, el error del otro no muestra, y así camino no endereza, por lo que aquel en su error persistiendo, en error, poder perdiera, mientras quien de nobleza, tan alto lugar ocupare, sobre aquel, todo poder hubiere. Es, aunque les cueste, Señoras, solo la muerte en espada afilada, quien al otro camino muestra, por donde se enderezare, y por ello existen las guerras, y el Arcángel Michail, tan alto lugar ocupa, pues quien en la falsedad se encuentra, a muerte confrontado, solo, grito pegare a las alturas, y si a estas escuchare, el terror venciendo, y así la muerte, su error corrigiera, y en poder viviera.” “A muerte,” dijeron los pueblos. Mas lágrimas quedas cegaban de un velo resignado el rostro de aquellas, como si en silencio dijeran, ¿Y otra solución no hubiera? “¿Respetarais las lágrimas éstas?” pregunté a los pueblos, y aquellos, paso atrás hicieran. Mas era la cólera inmensa, y aunque cedieran, como rayos y centellas sus pechos cruzaban, que era, y se veía, difícil que algo les convenciera. Silencio, de nuevo. “Decid, Señoras, que creéis, que es el cuerpo nada más, que una consistencia lógica. Deprisa. Y haced, por si fuerais convencidas. Y no dudéis, por un instante, aunque no comprendáis, que ellos vean, que por justicia aunque fuera, aun lo más preciado a muerte condenarais, porque viviera.” Y dijo la Dra Monascal: “Sea.” Y me giré hacia los pueblos y les dije: “¿Qué quisierais, pueblos, ver la tierra de cadáveres sembrada, que de victoria encarnecida, ningún placer sacarais? Mas si es como afirman estas señoras, entonces demostrando que su lógica falsa, en muerte se encontraran, aun existiendo, y de esas maneras, a gran ridículo sucumbieran, de lo cual gran placer sacáramos y risas burlonas y risillas, para el resto de los tiempos, y diciendo: ¿Acaso no erais vosotros quienes a tanta verdad pretendierais?” Y aun estaban los pueblos divididos, así que dije: “¿Quién reconociera que a ésta insigne mujer, que en Jerusalén se encuentra, algo debiera?” Y retrocedieron, con respeto, y fueron la mayoría que dijeron, “nosotros.” “Así pues, porque debierais, ¿a su respuesta os sometierais?” Y afirmaron. Así que fue a ella que preguntamos, y dijo en fin: “Sea.” Mas turbada la mirada tenía, como quien insinuara, ¿Y si demostración no tuviera? Qué poca confianza, éstas mujeres, dije, más valga por sorprenderlas. Así que se hicieron dos campos: de un lado que se coloquen los hombres de pelo en pecho, que a pensar se atrevieran, que ésta lógica falsedad contiene, y así yo de secretaria para ellos hiciera, en lo que ellos me dictaran, y de la otra todos aquellos, que aún mantuvieran, que de esas obtusas maneras, verdades se obtuvieran. (Y se vieron múltiples mujeres, que con rodillos en las manos, a sus maridos amenazando, dijeran: y ahí te atrevas a ponerte de campo contrario, pues por honor hay veces, en el que la libertad se restringe.) Y muchos se situaron de éste campo, aunque supieran, que grandes dolores sufrirían, pues no sabiendo, y así buscando, sus propios errores, con gran dolor limpiarían. Se estableció que se partiera de lo que se sabía, y en la lógica siguiente:((a entonces b) y (a entonces non b)) entonces (b o non b), y verificando, según las leyes ((v entonces v)=v y (v entonces f)=f) = F, entonces (v o f)=v, si válido f entonces v=v, entonces aquello V = correctoy seguidamente: (a entonces a) & (non a entonces a) = v, y verificando: v entonces v = V y f entonces v = V, v & v = V. ¡Correcto!  y siendo verdad, que un ejemplo, la ley destruye: Dios no existe entonces Dios existe (non a entonces a), es absurdo. Es decir: Si esto es verdad y esto es falso, entonces esto es verdad, lo que es absurdo, pues habiendo indeterminación cuanto a la falsedad o la verdad, imposible fuera de decir que uno de los dos, fuera verdad. Con lo que las señoras se quedaron muy asombradas, ante semejante esfuerzo general, y fue declarado, con gran estruendo de trompetas y otros instrumentos: IT IS PROOFED — THERE IS INCONSISTENCY IN SYMBOLIC LOGIC, lo que quiere decir, que es contradictoria en sí misma, y con respecto a la realidad, por lo cual falsa, y aquellos que en ella se mantienen, muertos. Lo cual se resolviera, de la siguiente manera: (Si a & non a) entonces (a o non a), lo que implica que F entonces V, es falso, y consiguientemente se altera la ley. Lo que implica que (a entonces b) y (non a entonces b) es falso. Pero se mantiene (a o non a) entonces b. Ahora, si se distinguen debidamente los dominios del Hierro, resulta que: a & non a = v, si a (A) y non a (B), ahora, si a y a, cada uno pertenece a A o B, entonces es porque tienen esencias distintas, puesto que determina la pertenencia a A o B, el que tengan esencia en común, por lo que relaciona a a a es una característica o accidente, y solamente, a no ser que se establezca que A y B, tienen las mismas esencias en la misma lógica o lógica en identidad equivalente, aunque en dominios distintos. Es decir: sea la sangre física, tiene en común con la sangre del alma, solo el nombre, es decir un accidente, sea la sangre de A (física), tiene el mismo nombre que la sangre de B (del alma), porque las coordenadas son las mismas, es decir tienen la misma esencia, en dominios distintos. Y es llamada, ley de S Kasten: que a & non a = v, si y solamente si a (A) y a (B), y en ese caso se valida, (a & non a) entonces a (de A o de B), y solamente entonces a entonces non a, es verdad, y todas las consecuencias. Seguidamente entran las señoras en el tertulio y dicen: que si Francia es un país, entonces no es un complejo lógico, pues cómo, a la par fueran, al tiempo un país y un complejo lógico, que habíamos definido, como ’sobre otros recaiga la consecuencia de mi falta y demás, sin consecuencia’, mas en lógica si estamos en A (un país) entonces no estamos en B (un complejo lógico), por lo cual, en A, a y non a, imposible, mas si estamos en B, perfectamente posible, que a y non a, pues un país pudiendo simbolizar, aun otra cosa. Por lo que según la ley Elma/Azin, es válido que (a y non a) = f (A) & (a & non a) = v (en B), por lo cual, en símbolos, Francia es al tiempo un complejo lógico y un país, si se pudiera determinar, que en ese país, prevalece un tal complejo lógico, por lo que se determina, de manera no universal, mas relativa, que fuera lógica de mujer (de B) y lógica de hombre (de A), de tal suerte, que con la lógica simbólica, todo hombre en mujer se convertía, y solo se salvaran, si asumen la lógica en A, y nada más, mientras las mujeres se ocupan, de ver las consecuencias que sus lógicas conllevan, para ver si finalmente se puede establecer una relación entre una lógica y otra, y así, bien casado se diga, quien la una a la otra ha esposado. Irrumpió en ese momento, la Dra Siemes, diciendo, qué que relación hubiera, entre lo por el Cristo explicitado, y semejante evidencia: es decir ¿por qué los hombres se adentran en semejante error lógico, que en toda evidencia produce una fusión entre dos dominios de la realidad distintos, y así gran confusión en la determinación de las realidades? Se adentran, dije, en hipótesis, en la lógica siguiente : (Si Cristo un petaloudio, entonces yo soy un petaloudio, aunque no lo sea, y guardando las apariencias: ahora: a es falso (Cristo es un petaloudio), b es falso (yo soy un petaloudio), pero yo soy un petaloudio, si Cristo es un petaloudio = (a=f o v  y b= f) o (b =v si y solamente si a =v), lo que implica una evidente confusión de dos dominios, el de la realidad y el de la hipótesis, pues si tú eres, imposible determinar el ser, por la hipótesis de que otra cosa fuera de otra manera, lo que implica a su vez, que en consecuencia (a & non a) entonces a (o mas bien non a), es decir, la eliminación de toda identidad en sí, guardando las apariencias, es decir, sometidos a los principios de identidad, cuando en toda evidencia, las leyes están destruyendo la identidad, a la que me dijera sometido. Con lo cual la Dra Siemes, desde Berlin, incisivamente constata, que si & entonces es imposible que &  y  o (si y solamente si o entonces): es decir, que es imposible afirmar que algo sea, pues siendo es (y o o), y al tiempo que pudiera (si y solamente si, o entonces, ya que estos dos conectores, de relación en hipótesis hablando — condicional — son incompatibles con la realidad). Con esta restricción, la Dra Siemes salva a los franceses en Alemania. Lo cual implicaba, que la hipótesis con la realidad se mezclaba, y lo del alma, pues sin dominio, con lo del cuerpo, y que esto fuera causado, por decir: que ley moral no existiera, que tuviera consecuencias, y si las tuviera, sobre otros recayeran. Pues es cosa moral, se escandalizó el clero, que el hombre en absurdos no divagara, y que si en ello su tiempo perdía, a muerte sea condenado, puesto que otros el absurdo no disciernen, y así perdidos, graves faltas cometieran. Esto las mujeres resuelven: diciendo que si en hipótesis eres, tú quien eres, puesto que A y B, al tiempo estuvieres, aquí y allá, y que alguien demostrara lo contrario. Ante el jolgorio general, se decidió hacer una pausa, a ver si se conseguía, restablecer el orden.

Las Dras Richter y De los Llanos Arnedo Yañez: La insigne derrota de la arkouda (osa) roja o rusa

Y se prosiguió. Hubo un silencio, cuando todos constataron que hasta los alemanes en Alemania se salvaban, si era cierto, que ley falsa, por verdad se imponía, aunque destruyera los principios, pues ley, entonces sin principio, ley no había, puesto que hasta la definición faltaba, y consiguientemente el virus a sí mismo se aniquilaba. Por lo que se aclamó grandemente a la Dra Siemes, que obtuvo grandes glorias sobre la tierra y los Cielos, ya que de ella pendida, toda Alemania se salvara. Mas Francia aún sobre los abismos pendía.Siendo cierto que estas mujeres, solo en una cosa pensaban, como por fin dar casamiento, a quien pudiera casarse, saltó la Dra Richter, que otra cosa fuera ‘como si fuera’, y ’si fuera’. Diciendo de estas maneras, que alguien siendo, aun pudiera, otra cosa pretendiendo, ser, lo que no era. Pues haciendo ‘como si fuera’, en si otra lógica absorbía, dando respuesta a difíciles cuestiones, y no divagando en ‘y si fuera’. Y así en abstracción de quien fuera, otro fuera, sin dejar de ser, quien fuera. Que fuera solo posible, dije yo, si en una naturaleza de, digamos, fövejs, en una lógica de apariencia, alguien en sí determinado por la apariencia, y en ésta se guardare sin dudar, de por su naturaleza, aun pudiera, resolver la cuestión de saber, quien era una fövejs, sin por ello, alterar su estado. Pues solo de ésta manera era verdad y al tiempo, que era verdad (por naturaleza), mas no por apariencia (que rigiera), mas en hipótesis aquella absorbía, y así luz daba, sobre lo que era. Que era decir padre de ley, aunque no de naturaleza, por padre de ley, rigiera, y de la ley, nombre diera, a quién de naturaleza. Lo que cierto, de nuevo condenaba a muerte, a quienes por ley padre se decían, y aún en incesto con sus hijas vivían, ya diciendo, que padre natural no eran. Lo cual, en toda evidencia, padre aún no daba a Franck Leurent, ya bien confuso de saber, si inglés era o bien francés, mas pasos agigantados se daban, para encontrar alguna solución. Pues si era que era el padre, al tiempo padre y padre, ¿quién rigiera sobre el padre, sino la ley? Mas si era la ley, a ambos padres, en la misma definición guardare, pues sino padre y padre, a dos cosas distintas se refería, lo que era contrario a la ley. Y así, insignemente, la Dra Richter, aniquiló la ley natural, como quien pudiera dar luz, sobre la definición. Y claramente se vio: que si se decía, es padre por filiación, cualquier animal al nombre de padre pretendiera (con perdón), mas si era por ley, aun aquellos que a filiación pretendieran, padres, quizá, no eran. Y así se resolvió el problema de los chocolates: que si era un chocolate, lo que del cacao y la mantequilla resultaba, entonces no por llamarse chocolate, si aquello no contenían, chocolates eran, sino y si acaso derivados, y que constase. Donde se constató, que el nombre en su definición, y solo, identidad daba, dando fin a cualquier pretensión. Y puesto que el nombre y la definición, en palabra se daban, la palabra sobre la impresión gobernara, y que si era ley, la ley natural destrozara. Pues quien dijera, yo en su vientre semilla dejara, y por eso padre fuera, en sí, fuera de la palabra se encontrara, pues no diciendo: soy padre, porque así lo dice la ley, que es por ser padre, saber respetar la ley, y en ella, a quien fuera guardar. Mas si no reconocieras ley por ley, ¿qué padre fueras?, pues si ley no hay, aun de la ley natural, trizas se hiciera, diciendo: que es imagen sensible, y nada más, más quién supiera, a que ley se sometiera quien tuyo que dijeras por filiación, y si de otra ley, puesto que tú ley no tuvieras, de otro el hijo fuera. Y así, quien fuera hombre, sino el que en el concepto de guardare, y si el concepto, solo a la imagen mostrare, a sí mismo se invalidare, pues se dijera: ¿Cómo relación establecierais entre esto y aquello? Pues aún siendo, por ser la imagen, ninguna relación se estableciera entre la mujer y el hombre, pues éstos en imagen, en sí mismos se quedaren. Mas fuera hombre, que dijerais, no solo la imagen, sino quien por la mujer se atraiga. ¿Y se atraiga, que dijera, determinado por la imagen? Pues no atrae en si la imagen nada. Y si por atracción definís, ¿quién asegurara, que hombre no fuera, quien a la mujer atrae, y no fuera por la imagen? Pues siendo posible pensar, que si hombre porque atrajera, la esencia de la mujer definiera, no en imagen, mas según lo que fuera, en palabra que fuera ley, de tal suerte que diciéndose, en otra lógica que complementase, así, la atracción se definiera, naturalmente, y poco hombre quedase, por muy natural que fuere. Pues si el hombre por naturaleza aquel, que palabra diere, y así ley, si en sí solo la imagen de sí comprendiere, ni palabra ni ley, ni amor del que se le amase. Y si aun dijera: de instintos animales movido, el animal respondiera en su lenguaje, ni yo lo hiciera, y menos aún, si palabra tuviera. Que es ser animal, que por naturaleza, a la palabra pretendiendo, aún en el animal cobijarse, por justificarse. U otra cosa, dijo el animal. Y que aún me dijeran, dijeron los animales, cual de entre los animales, pornografías contemplare, y en ridículas posiciones, aún al amor pretendiera. Ninguno, dijeron los animales, y ahí se callaran. Pues siendo además de palabra, quien fuera a su mujer pensando: “Qué zorra, qué perra, qué gorrina …” Dijeron los animales, que zorra, perra y gorrina, quien lo pensare. Y aunque aquellos se ofendieran, marranos los dijeron, pues a hombres no pretendieran. Pues si es de evidencia, dijeron, que bien sabéis dar tonos, para insultar, y bien se entiende, luego negarais, que alma existiera, para conocerlos, y así insultando aunque en tonos diciendo, pues bien capaces de decir ‘te quiero’, insinuando, ‘marrana’. Y ahora negarais. Que si es el tono del alma, y así su sentido, en toda evidencia, no es cierto, si a palabra, cierta definición correspondiera, que son letras, nada más, cuando el sentido ausente, al tono su valor correspondiera, y bien se dijera, que éste sin aquello no fuera, en su momento, y sentido exento de su contexto, absurdo, por muchas verdades universales que descendierais de los cielos: Y así decir: La tierra alrededor del sol gira, y yo te explico, lo que entendiera, que es el tono, otra cosa que decir: imbécil eres, si a semejante verdad no te rindieras. Que es lo mismo, pero dos cosas distintas, tan distintas, que la segunda, de por sí se invalidare, pues en el tono ya diciendo, que a verdades pretendiendo, que la naturaleza no otorga, y pues, en principio, falso, y ahí os quedarais. Por lo que se decidió, que nueva definición se hiciera, de lo que el hombre, pues en toda evidencia aquellos, por mucha apariencia, hombres no eran. Y se dijo que el hombre solo, quien de tal suerte se definiera, que él en palabra, definición diera, mas del tono, dominio dejaran a las mujeres, y lo respetaran, pues no tuviera valor lo que dijeran, si apropiado no era, por mucho que a ellos solos se lo dijeran, y consiguientemente, si tono no encontraban, que se callaran. Y menos, dijeron los Cielos. Y fuera pues, y ahora por evidencia, que si Dios desde lo alto decidiera, entendimiento de hombre guardar, en apariencias femeninas, que no se dijera, que de hombre no fuera, pues sino, hombres no hubiera, mas si alguien dijera, con burla, ¿hombre?, por ruptura de las apariencias, ahí se le dijera, y tú, ¿ciego? Y de la misma suerte, si alma de mujer guardara, en apariencias masculinas, ahí la esencia de la mujer guardada, para otra cosa, alguien aún se atreviera y se burlara, mas escudo no diera, si aquel de si mismo hablando, dijera: “Yoooo, soy mujer.” Pues, en toda evidencia, mentira. Y quién dijera además, ¿que ambos solos se quedaran? Mas interés tuvierais, dijeron los Cielos con sorna, que por parejas el orden establecido, pues si así siguierais, vosotros solitos os quedarais, pues estas mucho sabiendo, de la savia de la palabra erotismo produciendo, a todas o todos se los llevaran. Lo cual ya hubiere acontecido, dijeron los Escribas, en épocas de Moisés, donde sin hombres se quedaron, mas también eran aquellas las Amazonas de Macedonia, según cuenta Herodoto y también Homero, como igualmente las Walkirias, cuando la estupidez ya al Cielo clamaba. Y se dieron grandes explicaciones, centradas en la Odisea de Homero y en alguna tragedia griega. Qué quiere decir, preguntaron los Cielos, que no es mujer, porque a hombre no cede, ¿seréis perros que en jauría tras la perra corrierais? Más ni los perros. Y si en amor se guardare, ¿a ti qué te importare? Pues habían dicho los Cielos, que éstas (ya conocidas por pythias o por mantas, o a Apolo dedicadas), en la intención se guardaran, y fuera desbarajuste tal, el que hubierais causado, que abarcar tuvieran, a ellas solas, intención/realidad/finalidad, y así la realidad entera: y si no te amare, porque no te ama, y ahí te fueras, y si alguien la amare, ¿a ti qué te incumbiera?, y ahí os guardarais si quisierais restablecer de una vez, las realidades. Y otras largas maldiciones sobre la estupidez de muchos. ¿Mas quién entonces, fuera? Pues bien se entendía, que si Dominios había, quien del suyo se salía, a muerte se condenara, y quien a otro vanamente en su Dominio metía, mismo suerte correría. “Solo quien supiera, solo en alma determinarse, y no son muchos.” Y además bien conocieran, los Dominios del Hierro y otras diferencias espacio/temporales, apuntaron algunos, y fue aceptado. Y ello, para evidencia, fue el resultado de profundos pensamientos, de insignes señoras casadas, sobre las que ninguna sospecha recayera, si fuera sospecha, ya rieron, que casi, si no lo fuera, por gran honor se tuviera. Pues se dijeron, si es verdad, que Dios no hay, aún el concepto hubiera, y el concepto algo significare, y de lo que significare, aún Dios hubiere, y de la misma suerte, que si amar no es, aún el concepto sigue, y algo significara, y en lo que significara, amor hubiere. Si tú pues hombre, del sentido de la palabra prendido, aún vieras, si no es cierto, que aún en las realidades lo vieras. Y por fin se abrieron las finalidades: que no es hombre, hombre por imagen, sino por la finalidad que conlleva, y si hombre y no animal, no pudiera ser, reproducción, sino amar, si en la intención se guardaba. Y dieron la Dra Richter y la Dra Yañez, grandes pasmosas explicaciones y demostraciones, por las que se estableció finalmente, que si a & non a, imposible en esencia, sí que era posible en ‘haber’, puesto que aún no habiendo, en concepto ya era, de tal suerte, que en concepto siendo, a las esencias volvía, de tal manera que se pudiera decir (a & non a de (A)), si y solamente si non a (B o C), y así por fin se establecía, tras insignes broncazos, el puente permitiendo a éste, en palabra amar aquella, si y solamente si, el no haber o ser, signo e indicación fuera, de que al menos en palabra, algo hubiera, pues quien fuera quién dijera, que si palabra había, sentido no tuviera, y si sentido tenía, real fuera, al mismo título que aquella, que alguna realidad exterior designase, y pues la realidad designada, tan real como la otra, pues siempre la palabra designando, aunque fuera en Dominios distintos. Que fuera de la imaginación, aún real, y quién se lo imaginare, si símbolo, porque símbolo, y si movimiento del alma porque aquel, y claramente se estableciera, que la lógica que lo uno gobernaba, no necesariamente la otra aniquilaba, y viceversa, mas claros puentes se establecían, de como unir a la una la otra, que no era casualidad, si el español, al catalán decía polaco, que si polaco, alguna característica nacional distinguiera, general o particular, que era de comportamiento, que fuera, que se decía ambos avaros, y la avaricia, otros dijeron, producida, por lo que el incesto generaba, que fuera de pensamiento solo, pues se confundiera, lo mío de tener, con lo mío de pertenencia, y ello a su vez teniendo la causa, en la destrucción de las parejas, tal del Cielo establecidas, porque no se dijera, en intención ley destruida, e intención sobre realidad caída, imposible fuera de saber qué mío (en concepto o coordenada lógica) y qué mío (de materia hablando), el uno sobre el otro recayendo, grandes horrores causare, para lo que se dio prueba, con la destrucción de Sodoma y Gomorra, que no fueran que al extranjero violentaran en la llamada sodomía, sino que el padre con las hijas holgare, cual fuera imagen de Lot, y aquello lo otro produjera, pues no pudiendo dar, por cortesía, al dar cobijo, se exigiera, con gran precio se pagare, aquello que se ofrecía. De tal forma que se pudiera hablar sin causar espanto, de espíritus nacionales, y a cada cual el propio, en organizaciones generales, que ciertas palabras guardaran y los medios de remediar, al hecho de que se violentaren. Lo cual implicaba mucha sabiduría. Así los territorios civiles, sobre otros territorios recaían, y por ello tan difícil, de cambiar fronteras y nombres, porque no daba un papel la ley, sino a ella en apariencia sometidos, mas lo que en el alma se lleva, que son muchas historias, y difícilmente en censos recaían. Habiendo contribuido de éstas maneras la dra Yañez y la dra Siemes al arreglo del desaguisado, se firmó papel diciendo, que para siempre quién de Banesto, quién de la Deutsche Bank, en Alemania, riesgo no corriera, de perder la economía.

La NASA: Las Ciencias de la Naturaleza o la Generación del Universo

Donde se restablece el orden racional del mundo, y se dan largas explicaciones.

David Nabot y Rebeca Correa: Las líneas refractadas como camino de vida dentro del nuevo orden racional del mundo

Donde se constata que las generaciones de los 18-20 y de 10-12, ya han integrado la lógica refractada, y esperando que alguien más comprenda, dejamos el elucubrio siguiente, en el doc 1,

첑뫳닙쌥ᑁ㱔ᩱᤄ꩙䷁⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪묋눪ὤ嫐헄ⶱᖨ㱟⤥針慢줓﷎✊莌壔펽礋崤궖喧霡폻瓼헰쌟꡹䞫ꅞ罖쟼ﱿ뾋诸¬횲ᇀ嗓儗ꅝ⟸슻祫়꾩ꓡ䄜➑쀰㡺⓳፣﵅⻖뵛훼붷뻣Ώᔽ䤨ꁉꉌ⯺賌Ṥ㤝┺咙섭ڜ£୕䭎ꡄ䵽ቛꡪ玾廏𞼝哘琥ꅚ㇥ᘾኾ㵈쁼蔢쪲癕⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪릌좇窬܉嗶魀뺪ᆪ뺄勬烪蔸曪꽼魓暦筟ܟ※䱾⒜녕芀Ἣ攭앲嘼쫄舫镗礚㽇ﻐ₝쫃쇱悞dž愩렖坤㣤᪴춂㍌績뷷舏玳뢰놖맛蘅괮큐甅㍩셡鉮涥㦾늆魫脸肒袺엚苏췭䣗㤷菺촁鯨쫥拇桃쥜蕇䪛湘蒂ԼҪﯞ冥歋厣뮓̄帧詋⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪᭧߽⨪ 䶍䥢웏퀥꼫퓘∰橤⵸㷝㢯䎼䡏䑆ꚞ⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪ﮮ㷯ꬴ蟞縟针ញ窞燪聊寕봦煎뷫赍솛艁嬵옄䑉습푩棁芰ľ㜵犋织酈㯄⳷ꈕ޹꓄䑐䚚ف绨洛ᙂ㡭᪙纻刖괌䍀ꯧ咛썞抩᯶숛炧衸沑鰴坹嵲섋鱯㟲ᮩ휢庖伉홤쇅輺ɇ☓姳펏蔜ʗ﮳᲎ﻠ恵黧笃᷶⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪렞샷㷭䞡ퟟϠ㿷佳錄ꋬꧥ볋镾탃鯣뻷请㩏瀙↹뮞ㄻ餷ᤚ㞉Ⱑ똺躩릤즞鼸ĤǔⲖ㥍䭹㶣㣄ש⛏ᔁョ濶盿യ༺블暑㩿㡽큗ʉꧤᤱ뫚큁侅斁칩풍盤ꐦ㫞ﬥ퇸熑骳릮夸–⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪韆縍Ū௽ၱ逢炽ᚱᩢㅌ場柹?뾄﹏鿹奔忳覀ﳻ쾳]븯틸鉋O䁇椋鲝벆仧낟ᝦ♕砖朎䠽ᐤ⻷է娱冂Զ處軇⍪檋쥇潍違돐槣椙ᇃ愛ꐙ┐㱈࠾ᣒ㤁⪽讳碨亻薷禕赪况庙毇蕣觱筅䵘﫯샸ﶾ⾳ꏬﺟ꦳뗱鶙䴓ᴰᣑꩈ꘍⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪舵箪ޜᅒ똡狑䞲ᶟ㬝䤐컿轵ʀ趼宯꺼鲫祢⼫⌁⻺?꾾砽ꍣ鸧类텵퟇蹌굈첰쵵ﷀ狷齢笿赗說濦菢띒⥬髹믊ঘ⏕议嬚㫘߷ܬ콃챔偝ᆉ骒媫肓蛬ꓙᔹ㞱from “Ines de la Fressange and the Russian Prince II” page 380

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: